Capítulo 7 - El seguimiento del aprendizaje en entornos virtuales


Coordinadores Generales:
Antonio B.Castillero B. (Magíster en Enseñanza Superior -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Iván P. Armuelles V. (Doctor en Sistemas Telemáticos -- Universidad de Panamá -- Panamá)

Coordinadores de grupo:
Antonio B.Castillero B. (Magíster en Enseñanza Superior -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Franklin De Gracia. (Doctor en Educación -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Yajaira O.Castillo C. (Ingeniera en Sistemas -- Universidad de Panamá -- Panamá)

Autores del capítulo:
Antonio B. Castillero (Magíster en enseñanza superior -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Carlos E. Piscoya Oliva (-- Universidad de Panamá -- Panamá)
Carlos F. González (Docente-Investigador-- Universidad de Panamá -- Panamá)
Ernesto Botello (Magíster en Educación -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Esteban Martínez L.
Franklin De Gracia G. (Licenciado en Educación -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Gilberto Esteban Welsh Husbands (Lic. en Tecnología de Programación y Análisis de Sistema -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Gladys Correa (Licenciada en Educación -- Universidad de Panamá -- Panamá).
Iraida Magalyz Rodríguez Lasso (Licenciada en Economía y Profesora de Enseñanza Media -- Órgano Judicial -- Panamá)
Iván P. Armuelles V. (Doctor en Ingeniería de Sistemas Telemáticos -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Leyla Lydna de Sánchez (Magistra en Evaluación en Investigación Educativa-- Universidad de Panamá -- Panamá).
Lorena Carvajal Miranda (Licenciada en Comunicación Social – Universidad Tecnológica de Panamá)
Magda Lida Jurado (Magister en Administración Educativa -- Universidad de Panamá -- Panamá)
María Zeballos Mitre (Licenciada en Matemática -- Universidad de Panamá -- Panamá)
María Elena Morales de Vecchio (Licenciada en Educación -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Nilsa Morales (M.Sc en Didáctica y Tenología Educativa -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Rosa Palacios de Kant (Magistra en Administración de Empresas y Especialista en Docencia Superior -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Ruth Campos (Licenciada en Educación -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Ruth S. Recuero de Macre (Licenciada en Educación -- Universidad de Panamá)
Xenia C. de Moscote (Lic. en Matemática y Física -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Yadira E. Medianero Ariza. (Licenciada en Educación -- Universidad de Panamá -- Panamá)
Yajaira Castillo Castillo (Licenciada en Ingeniería de Sistemas Computacionales-- Universidad de Panamá -- Panamá)
Zoraida Vergara Vergara (Licda. en Filosofía Letras y Educación con Especialización en Español -- Universidad de Panamá -- Panamá)


Índice


Capítulo 7: El seguimiento del aprendizaje en entornos virtuales


7.1 Recursos que brindan las plataformas para el seguimiento de los estudiantes.

7.1.1 El aprendizaje en entornos virtuales.
7.1.2 El seguimiento del aprendizaje como un proceso.
7.1.3 Los recursos y sus posibilidades en el seguimiento del aprendizaje.
7.1.3.1 El rol del tutor durante el proceso de seguimento del aprendizaje.
7.1.3.2 Las plataformas pedagógicas.
7.1.3.2.1 Las plataformas digitales
7.1.3.2.2 Las plataformas de entornos virtuales de aprendizaje
7.1.3.3 El campus virtual.
7.1.3.3.1 Algunas herramientas que proveen las tipos de plataformas de entornos virtuales de aprendizaje
7.1.4 El aula virtual
7.1.4.1 Los Componentes básicos del aula virtual
7.1.5 Beneficios/Problemas/limitaciones de las Plataformas en plataformas de entornos virtuales de aprendizaje



Sección 7.2 Cómo evaluar el aprendizaje en las comunidades virtuales

7.2.1 Qué significa evaluar
7.2.2 Tipos de evaluación
7.2.2.1 Evaluación Integral
7.2.2.2 Evaluación Holìstica
7.2.2.3 Evaluación Dinámica Abierta y Contextualizada
7.2.2.4 Evaluación Criterial- formativa
7.2.2.5 Evaluación alternativa o evaluación auténtica
7.2.2.6 Evaluación colaborativa
7.2.3 Evaluación en los entornos virtuales
7.2.4 Evaluación a través de las TIC
7.2.5 Los procesos de evaluación en los entornos virtuales
7.2.6 Seguimiento del aprendizaje en entornos virtuales
7.2.6.1 Cómo evaluar en entornos virtuales


7.3 Estrategias de Evaluación.

7.3.1 Concepto de estrategia:
7.3.1.1 ¿Qué es una estrategia de evaluación de aprendizaje?
7.3.2 Importancia de las estrategias de evaluación en los entornos virtuales.
7.3.3 Las estrategias de evaluación de entornos virtuales de aprendizaje.
7.3.3.1 El software de pruebas objetivas (de respuesta cerrada).
7.3.3.2 Mensajería instantánea (el Chat).
7.3.3.3 Bitácoras en linea (Weblogs).
7.3.3.4 Estrategia de evaluación on- line: portafolio digital o Web portfolio.
7.3.3.5 Foros de discusión o debate.
7.3.3.6 El video.
7.3.3.7 Wiki
7.3.3.8 Grupos virtuales:
7.3.3.9 Correo electrónico:
7.3.3.10 Listas de distribución
7.3.3.11 El mapa conceptual


Referencias bibliográficas
Enlaces


Capítulo 7: El seguimiento del aprendizaje en entornos virtuales



En este capitulo se tratan los temas relacionados con la interacción entre tutores o docentes y los estudiantes. Esta tarea, imprescindible para el logro de los propósitos de la modalidad virtual, presenta varias dimensiones de análisis.

En primer lugar, se trata de presentar el marco general en el que se inscriben el trabajo del tutor en relación con el seguimiento del aprendizaje de los estudiantes. Este es un aspecto esencial para mantener tanto la motivación como la información acerca del desempeño individual y colectivo de los estudiantes. Conocer quiénes son, cómo trabajan individual o colectivamente y cuál es su rendimiento son factores importantes en la virtualidad. Estos podrían considerarse como los propósitos del seguimiento quede esa forma se convierte en un mecanismo de información en múltiples sentidos. Para esto, la tecnología hace posible diseñar plataformas virtuales en las cuales se desarrollan aulas virtuales que incluyen diversas herramientas de comunicación síncrona o asíncrona en la que se pueden “colgar” actividades, materiales, comunicarse con todos y entre todos, mediante el correo o los foros. Se consignan las principales herramientas que están a disposición de los tutores en diferentes plataformas digitales.

Otro aspecto que se trata en este capítulo es el que se refiere a la evaluación. Si consideramos que el seguimiento es el proceso en el que la evaluación de diagnóstico, formativa o sumativa proveen información al tutor y a los estudiantes, entonces es fácil advertir que interesa saber cómo se realizará. Es también importante que el tutor tenga en cuenta la función que tiene la evaluación en el seguimiento del aprendizaje. Por eso se verán los distintos tipos de evaluación y particularmente cómo operan en los entornos virtuales.

Finalmente, se presentan las diferentes herramientas que el tutor puede utilizar par la evaluación de los aprendizajes.

En conjunto estas dos dimensiones de la evaluación puede decirse que le dan contenido operativo al proceso de seguimiento. Por eso, no hay que perder de vista que un tutor además de tener bien claro en qué consiste y por qué es importantes no debe descuidar el seguimiento de los aprendizajes, utilizar con propiedad tanto las herramientas que ofrecen las plataformas como los enfoques y estrategias de evaluación que pueden utilizarse en los entornos virtuales de aprendizaje. Este capitulo desarrolla las dimensiones mencionadas.

“....la posibilidad de ampliar los entornos de aprendizaje más allá de sus tradicionales límites físicos, geográficos y temporales, no depende tanto de la tecnología, sino de nuestra propia capacidad de promover y acompañar dicho aprendizaje”
Carlos Cortés y Amable Rosario (en E-Learning Comunicación y educación, Daniel Prieto y Peter van de Pol 2006)

En la modalidad de los estudios a distancia, sea virtual o no, uno de los obstáculos que hay que vencer es el sentimiento de abandono que suelen tener los estudiantes, que generalmente se traduce en deserción. El uso de la tecnología, como señalan los autores citados no garantiza el éxito en la continuidad, pues también depende tanto de una actitud hacia el compromiso docente, como de la puesta en práctica de habilidades que facilitan la comunicación sostenida y la interacción entre los distintos actores del proceso educativo: docente o tutores y los estudiantes.

La creación, desarrollo y moderación de comunidades virtuales como proceso tiene en la tecnología uno de los soportes principales; de allí que en el nuevo escenario de la educación se han puesto a disposición de los usuarios diversas plataformas que incluyen variadas herramientas para facilitar la planificación, desarrollo, seguimiento y evaluación de los cursos. El seguimiento es en realidad un proceso de gestión mediante el cual los tutores pueden estimular, apoyar o reorientar el aprendizaje de los estudiantes.

Para ese propósito, las plataformas cuentan con herramientas que permiten hacer tanto la gestión de los contenidos (CMS) como de los aprendizajes (LMS); éstos se describen más adelante.

Veremos en este capítulo con un poco más de detalle algunas de esas plataformas y las herramientas que ponen al servicio de la modalidad de enseñanza y aprendizaje en entornos virtuales.


7.1 Recursos que brindan las plataformas para el seguimiento de los estudiantes



“…podemos concebir la función tutorial como la relación orientadora de uno o varios docentes respecto de cada alumno en orden a la comprensión de los contenidos, la interpretación de las descripciones procedimentales, el momento y la forma adecuados para la realización de trabajos, ejercicios o autoevaluaciones, y en general para la aclaración puntual y personalizada de cualquier tipo de duda” (Padula, 2002, en Valverde y Garrido, 2005).

Esta cita tomada de un texto de María Llorente C. (2006) describe con claridad algunos de los componentes de la gestión del aprendizaje, es decir del seguimiento.



7.1.1 El aprendizaje en entornos virtuales.



En el Capítulo 3 ( sección 3.3) se trató el tema del aprendizaje en grupos, mediado por la tecnología. No se trata de que el aprendizaje sea un proceso que ahora se explica de otra forma, sino que el entorno y la mediación han adquirido características inéditas. Esto significa que ante un nuevo escenario en el que se acepta que puede responsabilizarse a los estudiantes por su propio aprendizaje, es decir, donde la autonomía se hace más presente, y la tecnología permite un manejo diferente de la distancia y de los recursos para el aprendizaje, también es necesario diseñar estrategias que permitan acompañar el proceso. Esto es, darle seguimiento.

Para este propósito, como veremos enseguida, se han diseñado plataformas que incluyen un conjunto de herramientas que facilitan ese proceso. Pero esto no basta para tener éxito ya que utilizarlas correctamente depende de factores que incluyen, la forma en que se concibe el aprendizaje, considerar el seguimiento como parte de todo el proceso, el compromiso del tutor con esa tarea y las habilidades que éste debe tener para conducirla.

En este caso puede señalarse que el seguimiento del aprendizaje es más bien un proceso de gestión que el tutor debe planificar considerando diversos momentos o etapas, pero también refiriéndolo a una forma de entender cómo crear las condiciones para desarrollarlo con éxito.



7.1.2 El seguimiento del aprendizaje como un proceso.



¿Qué entendemos por seguimiento? Es fácil encontrar definiciones de este concepto, en libros, documentos o en la red. Y como sucede con otros conceptos del campo educativo, también hay diferentes definiciones.

Para este caso, lo entendemos como el proceso mediante el cual utilizando las herramientas que proveen las plataformas tecnológicas, los tutores pueden monitorear la participación y la producción de los estudiantes en un curso.

El seguimiento del aprendizaje en la modalidad presencial no es siempre visualizado como un proceso que requiere de una atención especial; mucho menos en el nivel universitario por las características que sume la docencia. Quizá esta situación ocurra porque el contacto cotidiano provee información instantánea al docente a través de la participación de los estudiantes durante las sesiones, o en los trabajos que se realizan en el aula, o mediante las pruebas o exámenes para efectos de evaluación.

El registro de anécdotas, el de las calificaciones, el análisis de la pruebas son instrumentos y procedimientos que permiten la retroalimentación del proceso y facilitan el seguimiento del aprendizaje; también la hoja o formulario de inscripción que completan los estudiantes antes de ingresar a un curso.

Abreviando puede afirmarse que el seguimiento es una tarea inherente a todo el proceso de enseñanza y aprendizaje en cualquier de sus modalidades.

A manera de ilustración veamos esta definición:

"El seguimiento es el proceso desde la recolección hasta el uso de la información (es decir la aplicación de lo aprendido) mediante el cual los distintos actores participantes revisan en forma continua el cumplimiento de las actividades y productos según el plan trazado".

Tiene por finalidad:
  • Ser una herramienta de apoyo a la gestión, en especial para la solución de problemas que se plantean durante la ejecución (no es entonces para informar al superior)
  • Contribuir al desarrollo de capacidades de gestión de los actores participantes al analizar por qué no se ha cumplido una determinada actividad o logrado un productoContribuir al desarrollo de capacidades de gestión de los actores participantes al analizar por qué no se ha cumplido una determinada actividad o logrado un producto
  • Ser fuente de información para la evaluación

Un sistema de seguimiento y evaluación tiene sentido si la información se analiza y es utilizada para la toma de decisiones e identificación de lecciones. Entonces, no nos interesa solamente decir si logramos o no unas metas esperadas. Una meta es un indicador con un valor determinado. Tenemos metas a todo nivel en la cadena lógica: actividad, producto, efecto e impacto. En realidad, la verificación del cumplimiento de las metas es el inicio del análisis.

Como se puede apreciar, cualquiera que sea la forma en que se defina el seguimiento se le considera como un proceso y sus finalidades son semejantes. Además, ese proceso tiene en la evaluación el contenido que facilita la interacción con los estudiantes y con el grupo, monitorear los avances, orientar o reorientar actividades cuando sea necesario, promover la participación; ofrecer información parcial y final a los estudiantes y hacer una evaluación final del curso. En todo caso, el seguimiento es un proceso que facilita la toma de decisiones por parte del tutor y de la administración de los cursos que se ofrezcan en la modalidad virtual.

En relación con el uso específico de las distintas herramientas para el seguimiento Barbara de Benito Crosetti nos dice que:

“Proporcionan diferentes tipos de información que permiten al profesor realizar un seguimiento sobre el progreso del alumno. Esta información puede provenir de los resultados de ejercicios y test de autoevaluación realizados por los estudiantes, estadísticas de los itinerarios seguidos en los materiales de aprendizaje, participación de los alumnos a través de herramientas de comunicación, número de veces que ha accedido el alumno al sistema, tiempo invertido, etc. todas ellas se generan automáticamente. Algunas herramientas generan estadísticas y gráficas de los aspectos comentados”.[1]

Los mecanismos e instrumentos que antes mencionaron como soportes del seguimiento de los aprendizajes pueden ser muy útiles aunque adquieren características particulares. Como se verá enseguida.



7.1.3 Los recursos y sus posibilidades.




7.1.3.1 El rol del tutor durante el proceso.

Como ya se mencionó, al tutor le competen una serie de tareas muy específicas en relación con el seguimiento. Estas tareas se desprenden de las grandes funciones distribuidas a los tutores: Académica/Pedagógica, Técnica, Organizativa, Orientadora y social.[2]. Estos son algunos de ejemplos de esas tareas:

  • Responder a los trabajos de los estudiantes.
  • Asegurarse de que los alumnos están alcanzando el nivel adecuado.
  • Utilizar adecuadamente el correo electrónico.
  • Saber dirigir y participar en comunicaciones asincrónicas. Asegurarse de que los alumnos trabajan a un ritmo adecuado.
  • Motivar a los estudiantes para el trabajo.
  • Informar a los estudiantes sobre su progreso en el estudio.
  • Ofrecer información significativa para la relación con la institución.
  • Establecer estructuras en la comunicación online con una determinada lógica.
  • Dar la bienvenida a los estudiantes que participan en el curso en red.
  • Incitar a los estudiantes para que amplíen y desarrollen los argumentos presentados por sus compañeros.

El Proyecto Prometeo de la Universidad de Sevilla incluye una buena descripción de las competencias que deben tener los tutores para el seguimiento del aprendizaje[3]. Estas competencias incluyen la capacidad para:

  • Orientar y asesorar a los alumnos a lo largo del proceso de formación.
  • Promover la participación de los alumnos en el curso.
  • Demostrar habilidades comunicativas utilizando las distintas herramientas de comunicación con el objetivo de fomentar la interacción entre el alumnado, proporcionando un feedback positivo, así como un seguimiento de la evolución de su aprendizaje.
  • Seleccionar el sistema de tutorías más adecuado (individual / grupal).
  • Evaluar las tareas individuales y grupales de los alumnos a lo largo del curso.

Como puede apreciarse, en estos enunciados se plantean habilidades y diversos procesos complementarios al seguimiento. Utilizarlos para el seguimiento dependerá de la importancia que se le atribuya.

Veamos ahora cuáles son las herramientas para el seguimiento y qué facilidades proveen al tutor.


7.1.3.2 Las plataformas pedagógicas.


El desarrollo de la tecnología ha puesto a disposición de la enseñanza una multiplicidad de plataformas educativas que ofrecen variados recursos para la planificación, seguimiento y evaluación de los aprendizajes. Como ya se dijo, su utilidad depende de lo que el tutor haga con ellas.

Hay diferentes tipos de plataformas lo que hace necesario, antes de describir los recursos que las plataformas ofrecen para el seguimiento, definir en qué consisten de manera que se pueda distinguir entre unas y otras.

El desarrollo de la tecnología ha puesto a disposición de la enseñanza una multiplicidad de plataformas educativas que ofrecen variados recursos para la planificación, seguimiento y evaluación de los aprendizajes. Como ya se dijo, su utilidad depende de lo que el tutor haga con ellas.

Una plataforma digital no es una plataforma pedagógica hasta cuando se use con esos propósitos. Esto significa que es en un entorno educativo, virtual en este caso, en el que las potencialidades de una plataforma pedagógica sirven a la enseñanza y al aprendizaje.
Hay diferentes tipos de plataformas lo que hace necesario, antes de describir los recursos que las plataformas ofrecen para el seguimiento, definir en qué consisten de manera que se pueda distinguir entre unas y otras.


7.1.3.2.1 -Las plataformas digitales.


Horacio Néstor Santángelo (Septiembre-Diciembre de 2000) refiriéndose a las plataformas digitales (las cuales fundamentalmente deben contar con la participación de un administrador y con el uso de las tecnologías consolidadas) deben permitir:
  • Un formato o interfaz de usuario que evolucione hacia lo analógico.
  • Una función mapa de contenidos y de secuencia de aprendizajes.
  • Posibilidades de acceso a las fuentes de datos y materiales.
    • con información reunida durante los cursos o actividades,
    • con información propia, tratada hipermedialmente,
    • desde motores de búsqueda.
  • La interactividad
    • entre docentes/formadores/usuarios,
    • entre estudiantes o usuarios, en grupos,
    • con la existencia de salas de profesores/tutores; y
    • en el diseño de nuevos espacios.
  • Diversos temas o espacios simultáneos.
  • Espacios transversales.
  • En lo posible, video comprimido para:
    • presentaciones; y
    • Simulaciones
  • La plataforma podrá complementarse con:
    • Tecnologías avanzadas de redes de datos de acuerdo con
      • El diseño específico de situaciones educativas;
      • La posibilidad de una versión asincrónica (video).

De acuerdo a este autor, todas las funcionalidades de las plataformas deben estar disponibles en modalidades sincrónica y asincrónica[4]


7.1.3.2.2 Las plataformas virtuales didácticas.


De acuerdo con una publicación hecha por Wikipedia[5], con la llegada de Internet se produce un importante abaratamiento de los costes de desarrollo de programas, por lo que resulta más sencilla la creación de materiales para ser utilizados en línea. Sin embargo se siguen necesitando unos conocimientos avanzados de programación para crear un curso o un módulo didáctico, y por tanto estos cursos no son accesibles a todo el mundo. Desde mediados de los años 90 empiezan a surgir plataformas didácticas que permiten la creación y la gestión de cursos completos para la web sin que sean necesarios conocimientos profundos de programación o de diseño gráfico.

Las plataformas virtuales se refieren únicamente a la tecnología utilizada para la creación y desarrollo de cursos o módulos didácticos en la Web. Como tal, son "una herramienta que introduce al docente en la creación de cursos y talleres, de forma sencilla y rápida, aprovechando el volumen y trascendencia de los contenidos académicos e investigativos que se tienen" en un tiempo y ámbito determinado. Estas son las características generales: 1) son medios que presentan y modifican la información de manera dinámica formando un proceso de modificaciones sucesivas, y 2) tienen la capacidad de integrar diferentes medios simbólicos (imágenes, símbolos, signos lingüísticos, matemáticos, sonidos).

Generalmente están conformadas por:

  • Herramientas de comunicación, como foros, chats, correo electrónico.
  • Herramientas de los estudiantes, como autoevaluaciones, zonas de trabajo en grupo, perfiles.
  • Herramientas de productividad, como calendario, marcadores, ayuda.
  • Herramientas de administración, como autorización, administración.
  • Herramientas del curso, como tablón de anuncios, evaluaciones

Ejemplo de algunos tipos de plataformas virtuales:

  • Comerciales: Blackboard
  • Gratuitas: Moodle
  • Específicas: Galanet

La distinción que se presenta entre el soporte tecnológico y el uso de éste para propósitos didácticos es muy importante ya que destaca las tareas de los profesores y tutores ubicándola como una labor de equipo insoslayable en los entornos virtuales de aprendizaje.

Otra forma de definir las herramientas que sirven para el seguimiento del aprendizaje es la siguiente:

"Las plataformas virtuales brindan diversos recursos para dar seguimiento a los estudiantes, estos suelen ser opcionales y es el docente quien decide cuáles de ellos utilizará. Algunos de estos recursos permiten darle seguimiento al aprendizaje del alumno mientras que otros sólo brindan informes que permiten dar seguimiento a las acciones que lleva a cabo el estudiante para adquirir ese aprendizaje. A continuación se listan algunas de esas herramientas".

  • Herramientas del área de comunicación. Entre estas tenemos el correo interno, el chat, los foros, los grupos de interés, los debates.
    • El Correo electrónico. Permite dar seguimiento mediante el envío de información, archivos, para comunicar cambios de situaciones, o responder consultas, etc.
    • Foros, debates y listas de discusiones. Este tipo de herramienta permiten dar seguimiento a los aprendizajes cuando no se requiere que todo el mundo esté reunido, ya que representan un modo de colaboración asíncrona. Se pueden tener algunos organizados por afinidades(grupos de interés).
    • El chat. Se puede utilizar en tormentas de ideas, y cuando se desean discutir puntos reuniendo a todas las personas al mismo tiempo; en el caso por ejemplo, que surjan problemas repentinos, este diálogo almacenado también podrá más tarde ayudar a resolver situaciones similares.
    • Videoconferencias. Estas herramientas se están incorporando a algunas plataformas, algunas con apoyo de otras herramientas como netmeeting. Se sugiere utilizarlas en presentaciones donde se requieran ver documentos contenidos de dibujos, diagramas, especificaciones y constatar que son los estudiantes los que están del otro lado, sin necesidad de realizar viajes costosos.

  • Herramientas de calendarios o agenda. Permite coordinar y organizar las acciones de seguimiento, ya que con ella es posible planificar las diferentes reuniones de equipos de trabajo. Cada aviso de reunión debería incluir una agenda detallada con una lista de lo que cada miembro del equipo debe hacer para preparar la reunión. Los miembros del equipo deben incluir en las listas de tareas de su calendario los puntos que le exigen una preparación individual.

  • Otras Herramientas: No todo el seguimiento se puede hacer sólo con las herramientas de comunicación ya mencionadas, en las plataformas también encontramos otras herramientas que nos permiten dar seguimiento a los estudiantes, veamos algunas:
    • Tareas, Documentación, etc. Algunas plataformas proporcionan herramientas y espacios para que los estudiantes puedan colgar sus archivos y tareas para que el docente pueda evaluar su desempeño en el curso, dándole seguimiento a su aprendizaje.
    • Herramientas administrativas. Informes, Estadísticas, Historial o Registros, son algunos de los nombres con que se pueden identificar las herramientas que permiten dar seguimiento de cada estudiante en cuanto a la navegación del mismo por la plataforma y las acciones que realiza. Esta herramientas generan listados o tablas donde se registran informes de las veces que un estudiante entra a la plataforma, la fecha y hora de cada suceso que lleva a cabo en cada una de las visitas a las aulas, etc. Algunas tienen la opción de guardar el registro de las conversaciones (chat, conferencias, etc.) para que el docente pueda revisarlas posteriormente y evaluar la participación de cada uno, lo que permite darle seguimiento a aquellos que se van quedando atrás en las participaciones. Este tipo de herramientas es muy útil para dar seguimiento a los estudiantes, es utilizada casi exclusivamente por docentes y mediadores, y es desconocida por la mayoría de los participantes porque ello, en algunas plataformas, sólo pueden tener acceso a ver su historial individual en el curso (por donde han navegado, cuántas veces han entrado, su estado en cuanto a tareas, evaluaciones, etc.).
    • Herramientas de evaluación. Otra herramienta muy importante para dar seguimiento al aprendizaje de los estudiantes en un entorno virtual son las de evolución. Se tienen de autoevaluación donde se dispone de instrumentos al estudiante para que evalúe su aprendizaje, y pruebas que deben ser corregidas por el docente mediante las cuales puede conocer el nivel de aprendizaje de sus estudiantes. Estas pruebas pueden ser de diversos tipos de ítems, el docente decide cuándo y durante qué tiempo las hace disponible a los estudiantes.

Estas herramientas permiten al docente dar seguimiento, tanto reactivo como proactivo, a los alumnos en cuanto a su desempeño en el aprendizaje desde el inicio del curso, durante el curso y al finalizar el curso.

Hay abundante literatura acerca de los recursos con los que cuenta la educación en entornos virtual de aprendizaje. El contenido difiere pero hay factores comunes como se observa en las siguientes maneras de entenderla. Por ejemplo el Consejo de Educación de la ciudad de Nueva York la define de la siguiente forma:

“Las plataformas e-centro son sistemas tecnológicos que a través de un entorno web facilitan los procesos de información (sobre el centro y sus actividades), comunicación (interpersonal, grupal), gestión (personal, grupal, académica, administrativa, tutorial) y enseñanza/aprendizaje (presencial y a distancia) de los centros docentes.”[6]

Esta definición aparece también consignada en la siguiente dirección donde se puede encontrar un amplio artículo acerca de las plataformas e-centro, de sus características y de los servicios que ofrecen: http://dewey.uab.es/pmarques/uabppgra/ecentro.htm

Otra forma de entender este concepto es la que se trascribe a continuación.

“ una plataforma E-Learmimg es un espacio virtual que facilita la formación a distancia., a través de las aulas virtuales en donde se brinda una interacción entre los docentes y los alumnos para desarrollar una evaluación, el intercambio de archivos, la participación a través de foros y la incorporación de una gama de herramientas”.

Es importante observar que el aula virtual se desarrolla dentro de una plataforma del mismo tipo, lo que establece una distinción que conviene no perder de vista. Más adelante se describe con más detalle cada uno de los conceptos.

También cabe señalar que hay distintos tipos de plataformas que pueden encontrarse en el mismo sitio y que se refieren tanto a su localización espacial como a la esfera en que se ubique tal como lo señala Peré Marques para quien esas diferencias permiten tipificar las plataformas de la siguiente manera.

  • Locales, instaladas en un servidor del propio centro, en cuyo caso suelen integrar todas las funcionalidades de la intranet física del centro ("intranet completa")
  • Externas, ubicadas en un servidor externo, que ofrecen a los miembros de la comunidad del centro los servicios que han sido contratados. Estos servicios contratados se complementan con otros que ofrece la propia intranet del centro.
  • Mixtas, ubicadas parcialmente en un servidor externo y parcialmente en el servidor del centro

Estas plataformas, que suponen también un uso integral de las TIC en los centros, suelen tener tres espacios de consulta y trabajo:

  • Espacio público, accesible a todo el que se conecta a su dirección URL. Suele contener las "páginas" informativas de la web de centro.
  • Espacio privado (llamado también "intranet de la plataforma") solamente accesible a las personas autorizadas con una determinada contraseña (password).

Las plataformas contienen un componente de administración, donde la persona que administra la plataforma gestiona la configuración general de la plataforma, la base de datos de los usuarios (perfiles, privilegios...) y las cuotas de espacio personal y grupal. También puede acceder a las estadísticas que permiten conocer las páginas web más visitadas y determinados comportamientos de los usuarios en el entorno,


7.1.3.3 El campus virtual


Las Plataformas o Campus Virtual ofrecen un espacio de encuentro que permite la comunicación y utiliza como tecnología de Internet, principalmente centrado en una herramienta de fácil manejo y de dominio público tal como es el servicio Web. Gracias a ello, es posible desarrollar cursos de capacitación, carreras de Posgrado, entre otras, pudiéndose programar casi con las mismas actividades de cualquier clase presencial de una institución educativa. Como particularidad importante y distintiva con una página Web tradicional, el Campus Virtual tiene la capacidad de restricción de acceso a los contenidos que se publican en el mismo, de manera tal que sólo los grupos de usuarios autorizados pueden aprovechar los servicios que el Campus brinda.

Con un Campus Virtual, es factible implementar un sistema de educación a distancia mediante la modalidad denominada e-learning. En este sentido, el e-learning, aprovechando la tecnología Web brindada por el Campus, conforma una red de comunicación dinámica entre los docentes y los alumnos.

Los Campus Virtuales poseen un conjunto de herramientas que brindan un abanico de posibilidades a los usuarios. Es entonces que podemos señalar que las plataformas virtuales en sí mismas se consideran herramientas de seguimiento .Por medio de ellas, es posible generar un flujo de información rico y poderoso que elimina todas las barreras geográficas y temporales. Es decir posibilita, el poder llegar a cualquier lugar y a los usuarios, con solo conectarse a la Web, acceder al mismo desde cualquier lugar y en cualquier momento. Ofrece a los participantes un conjunto de herramientas, que permiten mantener una comunicación fluida entre el docente y el alumno, logrando contrarrestar las carencias de no contar con las habituales clases de una enseñanza tradicional.


7.1.3.3.1 Algunas herramientas que proveen las plataformas


El correo electrónico es una de las herramientas de mayor utilidad en las plataformas para entornos virtuales de aprendizaje. La Plataforma de un campus virtual, debe poseer cuentas de correo internas pero a su vez se debe encargar de enviar mensajes de aviso de correo a las cuentas externas o personales de los usuarios. De esta manera, avisa a los participantes que deben a ingresar a la Plataforma para así enterarse, no solo de mensajes, sino también de las diferentes novedades que se publican.

Por otro lado, a fin de posibilitar que el docente interactúe con el alumno, también se ofrece un servicio de descarga de archivos (FTP) mediante el cual el alumno puede utilizar el material sugerido por el docente para el estudio del temario planteado.

Otra herramienta disponible, sumamente poderosa, lo es el foro de discusión. En él, el docente puede publicar un tema que obre de disparador para que los alumnos discutan sobre ello con la intervención del docente. A continuación se describe con más detalle esta herramienta.

Con el surgimiento de Internet, como medio de comunicación, un número plural de personas dedicadas a hacer docencia, vieron en éste, un medio potencial, para promover sus cursos, de capacitación, de formación o de enseñanza formal. Una vez iniciado el proceso de forma rudimentaria, con los elementos que se tenían, el dilema a resolver era otro: ¿Cómo generar discusiones, en ambas vías, entre el que lee y el que escribe?, se hace desde entonces, especial énfasis en las distintas formas de discusión electrónica mediada en Internet entre el profesor y los alumnos, entre los mismos alumnos, y entre éstos y algún experto externo.

Las discusiones o foros de discusiones en la Red pueden ser sincrónicas o asincrónicas: Por lo que es importante determinar cual formato responde mejor a la naturaleza y exigencias del curso. Por ejemplo los foros, son parte del sin número de recursos que brinda la s plataformas, para el seguimiento de los estudiantes. Esta herramienta puede definirse así:

“Los foros permiten que el facilitador, el guía, el docente o como quiera llamársele, conciente de que la tecnología debe estar al servicio de la educación, plantee un tema de interés que debe ser tratado por todos los participantes del curso; los participantes deben tener más o menos un interés común por el tema, un nivel simétrico de conocimientos. El rol del guía es moderar las participaciones y conducir que las distintas posiciones de los participantes se encaucen a conclusiones de aceptación general” [7].

Esta afirmación nos permite inferir que los foros, como herramienta de seguimiento le permiten al docente/tutor, darle seguimiento a la participación de los estudiantes. Este es un recurso donde el usuario puede colocar o leer mensajes a cualquier hora, Es flexible para que los alumnos se conecten a Internet y participen en el momento más conveniente.

Como recurso de seguimiento, el foro debe escogerse, según Brooks, Nolan, y Gallagner (2001), teniendo en cuenta los siguientes aspectos:
  • ¿Cuál es el propósito de la discusión?
  • ¿Es la participación de los alumnos voluntaria u obligatoria?
  • ¿Se evaluará la participación?
  • ¿Son necesarias las discusiones sincrónicas para el desarrollo exitoso del curso?
  • ¿Se exigirá a los participantes cierta cantidad de intervenciones por cada tema o por semana?[8]

Los foros contribuyen de manera efectiva, a darle seguimiento a la evolución de los aprendizajes de los estudiantes pudiendo constatar lo siguiente:

1. Precision del aporte.
2. Grado de síntesis.
3. Referencias bibliograficas.
4. Mencion a aportes de compañeros.
5. Ejemplos[9].

Esto permite a los docentes conocer la profundización de los temas que habían logrado los alumnos y los niveles de participación, ya sea estos obligatorios o no.

En esta dirección se puede encontrar un modelo de gestión de un foro:

El foro, como el correo electrónico, utiliza una comunicación asíncrona o sea que las partes no se comunican simultáneamente. Cuando se requiere que la comunicación sea sincrónica o sea una comunicación simultánea, entonces se dispone de salones de mensajería instantánea (Chat), tal como fue activada en la plataforma (de Virtual Educa) que estamos utilizando en estos momentos con los cual es posible que dialoguen en línea docente y alumno, ó bien se puede usar el servicio de videoconferencia (aspecto este que todavía no se ha implementado en la plataforma en mención)

Otra de las herramientas que dispone una plataforma de campus virtual es el panel de noticias. Estos actúan como verdaderos periódicos electrónicos que el usuario lee al iniciar cada sesión en la plataforma.

Además de las comentadas existen otras herramientas que complementan y amplían las prestaciones de las que comentamos. Todas estas herramientas brindan al docente un invalorable beneficio didáctico – pedagógico que puede ser aprovechado tanto como apoyo para la cátedra con clases presenciales como para el diseño de nuevos cursos para desarrollarlos en la modalidad e-learning.

El cuadro que sigue describe con mucho detalle las funciones y utilidades

Función
Utilidades
Comunicación/información compartida
Correo electrónico
Sistema de conferencia electrónica
Chat
Pizarra compartida
Navegación cooperativa
Videoconferencia
Transferencia de ficheros
Enlaces a URLs externas
Espacios de trabajo en grupo
Toma de decisiones
Votaciones
Lluvia de ideas
Administración
Inscripción de los alumnos
Gestión de alumnos
Privilegios de acceso/seguridad
Consulta expediente académico
Expedición de certificados
Gestión/desarrollo del curso
Seguimiento y progreso de los alumnos
Informes y estadísticas
Calendario
Evaluación
Diseño del curso
Página personal alumno
Interacción/contenidos de aprendizaje
Marcadores/favoritos
Anotaciones
Notificación automática de cambios
Referencias
Bases de datos
Ejercicios de autoevaluación
Creación de materiales
Índices alfabéticos
Creación de itinerarios
Indexación
Glosario
Interconexión entre utilidades

A quien le interese saber cuál podría ser el contenido de un curso especialmente diseñado para habilitar en el uso de las herramientas tecnológicas para la enseñanza y el seguimiento en línea, sugerimos visitar el sitio de la Universidad de Burgos que describe un curso que tiene ese propósito en esta dirección: http://www2.ubu.es/vicinv/ins.for.prof/herr_telematicas.shtml

En el sitio web señalado se propone, por ejemplo, que los participantes aprendan a utilizar las siguientes herramientas.

  • Blog (bitácora) es un sitio web donde se recopilan cronológicamente mensajes de uno o varios autores, sobre una temática en particular siempre conservando el autor la libertad de dejar publicado lo que crea pertinente
  • Wiki es la herramienta colaborativa por excelencia y permite la construcción colectiva de un sitio web.
  • Herramientas de edición de texto colaborativas como Thinkfree y Writely que son emuladores en Internet de las clásicas aplicaciones de tratamiento de texto (paquetes de ofimática) pero con la característica añadida de compartir y permitir la elaboración simultánea de documentos.
  • Herramientas de creación de mapas conceptuales tales como Cmaptools es una aplicación que permite crear, consultar, compartir y valorar mapas conceptuales
  • Marcadores sociales tales como “Del.icio.us y Blinklist que pertenecen a este tipo de software cuya principal funcionalidad estriba en que permiten acceder desde cualquier lugar a tus páginas de interés, y compartirlas con infinidad de usuarios y de variados modos.
  • Herramientas para la publicación de imágenes y vídeo, como Flickr y Youtube que son aplicaciones que permiten el almacenamiento y la gestión en línea de imágenes y video, respectivamente. Su característica más destacada es su vertiente social al permitir compartir las imágenes digitales y crear comunidades de interés
  • Repositorios, tal como Pendrive virtual box.net que permite compartir recursos en la Internet. Todas las herramientas para compartir recursos permiten que un grupo de personas tengan acceso a una carpeta con archivos, permitiéndonos subir o bajar los allí contenidos.”
  • Portafolios digitales, como por ejemplo Elgg, que es aplicación para “e-portfolios” basada en redes sociales y Open Source Portfolio (OSP), otra aplicación de licencia libre.

Como puede apreciarse, es amplio el abanico de posibilidades que ofrecen las plataformas para realizar el seguimiento.




7.1.4 El Aula Virtual



Es importante la distinción entre la plataforma digital y su uso pedagógico. En este caso, sobre las plataformas digitales se estructuran los aspectos que sirven para enseñar y aprender. Las plataformas son la estructura básica de las aulas virtuales. Lo que sigue define y enuncia sus componentes.


7.1.4.1 Los Componentes básicos del aula virtual



El aula virtual es el lugar de interacción de los docentes y alumnos, en cada aula se desarrolla todo lo referente a un curso materia o seminario. Sus componentes principales son:

  • Agenda
  • Anuncios
  • Biblioteca de enlaces de Internet
  • Generador de evaluaciones
  • Estadísticas y seguimiento de los estudiantes
  • Herramienta de autor incorporada
  • Foros / Mensajería instantánea (Chats)
  • Administración de usuarios
  • Creación y manejo de grupos de Usuarios
  • Entrega y envío de trabajos de alumnos
  • Archivo de contenidos
  • Arquitectura de procesamiento de la información del aula virtual (Back – end)

Un ejemplo de las características que se le atribuyen al aula virtual lo encontramos en Centro Informática Psicopedagógica (CIP) de Buenos Aires, Argentina. De acuerdo con la información que aparece en el sitio, este Centro “está conformado por un equipo de profesionales especializados en la ciencia de la educación, que adoptó el recurso informático como herramienta didáctica en el proceso de enseñanza aprendizaje” El aula virtual, disponible en Internet las 24 horas del día, ofrece los servicios y funcionalidades necesarias para el aprendizaje a distancia y responde a la necesidad de los docentes y alumnos de una comunicación directa y atención personalizada inmediata o diferida.

En el sitio mencionado se enuncian las ventajas de disponer de una plataforma de "teleformación"; son muchas, como por ejemplo:

  • Reduce notablemente los costos de la formación.
  • No requiere de un espacio físico.
  • Elimina desplazamientos de los participantes.
  • Amplía notablemente su alcance dando mayores posibilidades a los que se encuentran más alejados de los Centros de formación.
  • Permite el acceso a los cursos con total libertad de horarios.
  • Proporciona un entorno de aprendizaje y trabajo cooperativos.
  • Distribuye la información de forma rápida y precisa a todos los participantes.
  • Prepara al educando para competir en el mercado de manera más ágil, rápida y eficiente.
  • Convierte la docencia virtual es una opción real de teletrabajo.
  • Se complementa, sin lugar a dudas, con la formación presencial y con los soportes didácticos ya conocidos.


En ese mismo documento se mencionan los recursos organizados por áreas; esto nos permite tener una idea de qué tienen las aulas virtuales[10]. Estos recursos como se indica en el sitio son los más accesibles y permiten a los participantes “desenvolverse en un ambiente amigable y de fácil uso” Los recursos han sido organizados en cuatro grandes áreas:

  • Área de comunicación
  • Área de contenidos
  • Área de información
  • Área de recursos

En el Área de Comunicación, cada participante dispone de:

  • Un listado de todos sus compañeros con una ficha de cada uno de ellos con su foto y datos personales.
  • Una cuenta de correo propia de tipo "WebMail" (es decir, la que puede consultar desde cualquier computadora conectada a Internet) que, a su vez, es de tipo "POP3" (lo que significa que la puede operar desde su programa habitual de correo). La misma permite el envío de archivos adjuntos de hasta 2 Mb.
  • Un acceso a una Lista de Correo propia de los miembros del Aula (que permite el envío simultáneo de mensajes).
  • Un Foro de Discusión (que posibilita el debate de diversos temas).
  • Una Sala de Chat (para establecer conversaciones en directo).

A través del Área de Contenidos, cada participante tiene acceso a:

  • Los Contenidos temáticos con documentación relevante, material de apoyo y auxiliar a la bibliografía presentada, actividades prácticas, etc. que suministra el profesor.
  • Una Cartelera virtual donde se exponen los trabajos realizados.
  • Un listado de Páginas Web relacionadas a la temática, sugeridas por el profesor y a las cuales se acceden directamente.
  • Un sector de Evaluación donde encontrará actividades para su auto-evaluación y otras actividades para ser corregidas por su profesor o tutor.

En el Área de Información, se localiza:

  • Una Cartelera de noticias, donde el profesor lo mantendrá continuamente informado.
  • Una Agenda virtual que guía las actividades y desarrollo del curso.
  • Un espacio para Encuestas que se sugieran responder, para enriquecer el intercambio y la marcha de la propuesta de aprendizaje.

Y en el Área de Recursos, se dispone de:

  • Un espacio, de muy fácil manejo, para Subir y Bajar archivos (que suele utilizarse para enviar al Profesor los trabajos realizados y luego recibirlos una vez corregidos).
  • Un sector de Recursos informáticos, que contendrá programas o utilidades para ser bajados a su propia computadora.
  • Y un completo Manual de Ayuda para el manejo de todos los recursos del Aula y de todo lo que se requiera para facilitar la operatividad y el aprendizaje.

Esta detallada descripción da una idea de la multiplicidad de opciones que ofrecen las aulas virtuales que como se puede inferir sin mucho esfuerzo, superan por mucho a lo que ocurre en las aulas donde ocurre la modalidad presencial.

Por la relevancia que ha adquirido vale la perna incluir en este texto las características de un entorno virtual de aprendizaje que, según parece, provee múltiples aplicaciones y está ganando muchos adeptos a nivel mundial. Se trata de la plataforma Moodle que se define como:

“…un entorno virtual de aprendizaje orientado a gestión de contenidos educativos que pretende ser una herramienta de apoyo que complete las explicaciones del docente en el aula. Esta aplicación de e-learning, con código abierto, facilita la interacción entre docentes y alumnos en la red…. es un sistema de gestión de contenidos de código abierto, (Open Source) y distribución libre que facilita la gestión de webs y ayuda a los docentes a construir comunidades virtuales de aprendizaje”

Sus características que pueden encontrarse definidas con más detalle en la dirección que corresponde son las siguientes:

  • Gran disponibilidad
  • Escalabilidad
  • Facilidad de uso
  • Interoperabilidad
  • Estabilidad

Entre los logros más importantes destacan que por medio de su interfaz de navegación sencillo, ligero y compatible se pueden impartir las clases en línea o utilizarlo como complemento al aprendizaje presencial. Además, su instalación no es complicada.

Pero ésta no es la única plataforma pedagógica, pues existen otras que poseen utilidades parecidas en versiones distintas de cada una, desarrolladas por diversas empresas o instituciones universitarias. Entre estas plataformas pueden mencionarse:

  • WebCT creada en 1995 en la Universidad de Columbia Británica en Canadá como un recurso para la creación de plataformas educativas basadas en páginas web. Su costo de mantenimiento es alto. Es una herramienta virtual de gestión de curso similar a Moodle. Posee utilidades parecidas, como foros, chats, tablón de anuncios, contenido de cursos... Se creó en 1995 en la Universidad de Columbia Británica en Canadá como un recurso para la creación de plataformas educativas basadas en páginas web.

  • Blackboard Inc.: Es una compañía de software que comercializaba productos de aprendizaje online y se fusionó en el 2006 con WebCT

  • ATutor: Es un proyecto del Adaptive Technology Resource Centre (ATRC) de la University of Toronto creado en 2002.

  • ILIAS: O lo que es lo mismo Sistema de Cooperación, Información y Aprendizaje Integrado.

  • Dokeos: Incluye aplicaciones para la distribución de contenidos, calendario, proceso de entrenamiento, chat en texto, audio y video, administración de pruebas y almacenamiento de registros

  • Claroline: Proyecto desarrollado en el 2000 por el Instituto Pedagógico Universitario de Multimedia de la Universidad Católica de Lovain, Bélgica

  • Dot Learn: Promovida por la Sloan School of Management del MIT y la Universidad de Heidelberg.


Así como se ha determinado las funcionalidades de las plataformas, existen algunas con mayor versatilidad como la aplicación Clicktale, una aplicación 2.0 que resulta muy útil para dar seguimiento a nuestros estudiantes, ya que es muy completo. Miremos lo que nos ofrece. Entre ellas grabaciones de cada actividad. Aparece un panel con fecha, en donde va grabando cuantas veces entra cada usuario, haciendo un promedio de visitas por usuario. La interfaz es sencilla y fácil de comprender.


fig1.jpg


Dentro de una fecha en particular, accedemos a otra tabla en donde están grabadas las actividades de ese día particular con "todos" los datos necesarios, lo interesante es que incluye el país de procedencia del usuario, el tipo de navegador, cantidad de páginas vistas, tiempo de conexión, vinculo de referencia, página de entrada y otros.


fig2.jpg


Un icono de reproducción ("play") nos indica la reproducción de ese usuario particular y sus movimientos. Este interfaz es bastante amplio ya que fija cómo realizan las lecturas, qué colores utiliza el usuario y como maneja o mueve su ratón (Mouse). Qué tiempo demora en cada página, como se observa en la siguiente figura, se denota cómo utiliza los diversos colores en los mapas de búsqueda


fig3.jpg


Otra aplicación que llama la atención son sus “mapas de calor”. Estos están basados en el tiempo que un usuario demora en un sector específico de la página por lo cual son mapas lineales con un degradado lineal que nos indica precisamente lo anterior, el tiempo en que centró la atención el usuario en una franja del sitio.


fig4.jpg



Esta muy bien logrado , incluso podemos dar mayor o menor intensidad al mapa de calor, que aparece como una imagen sobre el sitio que creo, es cargado en tiempo real. Otro elemento para dar seguimiento al estudiante es la sección estadística que permite evidenciar a través de gráficas el uso de cada usuario o la visita que realiza. Por ser amigable recomendamos este sitio con la finalidad de usarlo en nuestra plataforma.


Un punto importante, es el que se refiere a la selección de las plataformas para uso pedagógico. Semey, Ian, Lone Dirckink_Homfeld y Marianne Riss. (2005) proporcionan un ejemplo de algunos criterios que pueden ser tomados en cuenta para elegir una plataforma que cumpla con los propósitos de la enseñanza en entornos virtuales de aprendizaje. La lectura completa de este artículo provee información sobre el proceso que siguieron en la selección de una plataforma para aprendizaje basada en problemas y en proyectos puede encontrarse en la siguiente dirección:
http://www.elacvirtual.net/documents/conferencias_elac/III_conferencia/12_isemey-ldirckink-mriis.pdf


Como puede observarse en el siguiente cuadro, la selección de la plataforma es un tema delicado que no puede improvisarse y que requiere de la participación de distintos especialistas, incluidos los tutores.

fig5.jpg

7.1.5 Beneficios/Problemas/limitaciones



Para comprender los beneficios que esta tecnología aporta, se deben valorar un conjunto de factores que determinan una serie de elementos sustanciales, especialmente, para el alumno y que en definitiva, si se los utiliza correctamente, incrementan la calidad educativa. Sin embargo y sin perjuicio de ello, consideramos que un Campus Virtual debe valorarse como una alternativa educativa que emplea una tecnología de primer nivel ya probada a nivel mundial, con resultados muy satisfactorios. Veamos a continuación cuáles son los factores más importantes a destacar en el uso de la modalidad de e-learning.

  • Centrado en el usuario: Una de las características básicas del e-learning es su enfoque "user-centric" o centrado en el usuario. A diferencia de la formación tradicional, en la que o bien el docente- tutor o bien el contenido son los elementos centrales, en el e-learning es el usuario el centro del proceso de aprendizaje, convirtiéndose en motor y protagonista de su propia experiencia educativa.
  • Flexibilidad horaria: El usuario puede adaptar el aprendizaje a su tiempo y horario disponible puesto que los cursos y servicios están disponibles (24) veinticuatro horas, los siete días de la semana.
  • Independencia geográfica: Resulta especialmente adecuado para formar a grupos geográficamente dispersos, aprovechando la accesibilidad a través de Internet.
  • Sin costos por desplazamientos: Por el mismo motivo, evita pérdidas de horas de trabajo o de esparcimiento al poder recibir la formación en el puesto de trabajo o en el domicilio. En ese sentido la formación on-line mediante e-learning contribuye al ahorro de costos.
  • Economías de escala en la formación de grandes grupos de usuarios: El mismo curso puede ser impartido para grupos numerosos sin las limitaciones físicas del aula tradicional. Un mismo contenido puede ser reutilizado indefinidamente por un gran número de usuarios, facilitando la amortización del desarrollo o adquisición del mismo.

Por otro lado, existen numerosos estudios que nos señalan que una plataforma debe considerar principios como:
  • Universalidad: Es la posibilidad de adaptarse a diferentes entornos universitarios para facilitar su introducción y uso en el mercado nacional e internacional, donde sea posible impartir desde un curso local en un municipio hasta una maestría nacional.
  • Portabilidad: Es la portabilidad la que eleva la capacidad de aplicación de un software a diversos entornos, con particularidades de infraestructura específicas. Un sistema portable se desarrolla con una mayor previsión de posibles entornos tecnológicos, léase redes, espacio, formas de comunicación y métodos.
  • Extensibilidad: Es la capacidad de emplear una plataforma para diversos usos. Al componerse por módulos, una estructura que facilita su desarrollo, permite que espacios como la biblioteca y los eventos, que suponen la promoción de otras actividades, soporten otras necesidades de las instituciones usuarias.
  • Factibilidad: Sólo la capacidad de adaptarse totalmente a las condiciones nacionales de conectividad y del flujo de datos.
  • Carácter propio de la tecnología: Para poder desarrollar un campus virtual, es importante analizar las características de un grupo de plataformas las cuales presentan diversas herramientas que sirven para dar seguimiento a los estudiantes








7.2 Cómo evaluar el aprendizaje en las comunidades virtuales



Los procesos de enseñanza aprendizaje en la educación a distancia, se han transformado con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, y han surgido reflexiones sobre cómo se desarrolla el proceso de evaluación de los aprendizajes en este contexto, por lo que ahora se habla de educación virtual, la que ha generado un proceso de reflexión sobre ¿cómo evaluar los aprendizajes?, con miras a responder a las necesidades propias de la educación virtual, que se caracteriza principalmente porque los actores de los procesos de enseñanza y de aprendizaje se encuentran en áreas geográficas distintas y la comunicación es asincrónica.

Sin duda, la evaluación es una actividad estrechamente integrada al proceso de enseñanza y aprendizaje por ello, en las comunidades virtuales hay que prestar mayor atención a este importante componente del proceso

A manera de ejemplo, es interesante revisar el sistema de evaluación que presenta la unidad de estudios de postgrados virtuales de la Universidad de Nueva Esparta, el cual contempla las características comunes a todo proceso evaluativo: es integral, en tanto comprende los diferentes ámbitos y aspectos del desarrollo cognitivo, continua, durante todo el período y vinculada a todas las fases, es progresiva y cooperativa, ya que aumenta las exigencias y permite la intervención de distintos organismos. Otra característica es la científica, la cual se anota como la más importante, por cuanto evalúa la formación de hipótesis, diagnóstico y pronóstico. Además, debe ser justa, utilizando criterios equilibrados de distribución y frecuencia en la escala de calificaciones.

Es importante destacar, que de acuerdo a los expertos de la Universidad de Esparta, las actividades de evaluación recomendadas para medir el logro de los objetivos en los estudios de postgrados virtuales, están: trabajos de investigación (online), pruebas escritas, cuestionarios y discusiones en grupo. Otras instituciones que ofertan esta modalidad educativa sugieren: los trabajos integradores, simulaciones, portafolios, weblog, webquest, descripciones y discusiones, mediante foros, Chat, correo electrónico.



7.2.1 Qué significa evaluar



La evaluación es un proceso que realiza el docente para obtener información específica de los estudiantes para luego formular un análisis de lo que se desea evaluar, aplicando todas sus experiencias y juicios a fin tomar una decisión valorativa sobre la información relevante.

Castillo 2002 señala que “La evaluación es un proceso dinámico, abierto y contextualizado, que se desarrolla a lo largo de un periodo de tiempo; no es una acción puntual ni aislada.”

Los autores españoles García Víctor y Pérez Ramón señalan que la evaluación educativa es “una actividad mediante la cual se atribuye un determinado valor a los elementos y hechos educativos con vistas a la toma de decisiones. Tal proceso requiere inicialmente la recogida de cuanta información sea precisa que facilite al posterior momento de la valoración y el consiguiente de la decisión

En este mismo sentido el autor Calderón, indica que “la evaluación es un proceso para obtener información válida, sobre la cual fundamentar decisiones relativas a los educandos”.

Cuando se habla del proceso de evaluación, se debe tener en consideración las funciones que cumple. Según el profesor Hugo Ortiz Segarra, la evaluación consta de 5 funciones:

    • Ayudar al que aprende a darse cuenta de cómo debe cambiar o desarrollar su comportamiento (retroalimentación al que aprende).
    • Dar al alumno satisfacción cuando está haciendo algo como es debido (refuerzo).
    • Proveer al alumno una base para las decisiones subsiguientes sobre lo que aprende; que le permita conocer sus fortalezas y debilidades y aplicar las estrategias necesarias para su mejoramiento.
    • Determinar los métodos adecuados que convenga seguir.
    • Suministrar información necesaria para poder revisar, si es el caso, la totalidad del programa de estudio.

De los puntos anteriores podemos deducir que el proceso de evaluación no sólo tiene como finalidad permitir al docente la asignación de una calificación al estudiante sino que ayuda al docente a localizar las áreas en donde los estudiantes presentan deficiencias de forma tal que le permita revisar los objetivos propuestos, si los recursos y métodos utilizados fueron los adecuados y hacer los respectivos ajustes. Igualmente la evaluación permite al estudiante conocer los resultados de su aprendizaje de manera que lo estimule a seguir adelante o que supere los temas en los cuáles presenta deficiencia.

De lo expresado por estos especialistas, se puede deducir que en el proceso de enseñanza y aprendizaje, el objetivo de la evaluación es mejorar el aprendizaje del estudiante y mejorar la enseñanza del profesor. Este proceso implica:

a) detectar fallas
b) recopilar datos
c) describir y analizar los datos para obtener información y tomar decisiones y soluciones correctivas

La evaluación en términos generales, supone una instancia de valoración. En los términos particulares de la evaluación educativa es posible distinguir varios objetos de evaluación cuyas relaciones implícitas son evidentes. Entre otros, es posible valorar: el sistema educativo, las instituciones, el profesorado, los materiales de la enseñanza, los proyectos educativos y los aprendizajes. En el caso particular de la evaluación de los aprendizajes de los alumnos, evaluar supone conocer qué y para qué evaluar, para lo cual es requisito esencial recoger información, formular un juicio de valor y tomar decisiones con vista al futuro.

Como señala Imbernón (1993), fue Tyler en los años cuarenta quien al plantear la educación como un proceso definió a la evaluación como una instancia que debía establecer en qué medida se había alcanzado los objetivos establecidos inicialmente. Dos décadas después, aparecerían nuevas preocupaciones éticas y sociales respecto a la problemática evaluativo, desarrollarían en la década del setenta otros enfoques como las alternativas cualitativas. Y así, podemos llegar a concebir a la evaluación educativa ya no como una finalidad de la enseñanza sino como un medio de perfeccionamiento y mejora constante.

En virtud de este proceso histórico es posible reconocer diferentes concepciones de evaluación. Desde el paradigma cuantitativo, puede ser entendida como objetiva, neutral y predictiva, de manera tal que se centra en la eficiencia y la eficacia. Lo que se evalúa es pues, los productos observables. Pero desde una perspectiva cualitativa, por el contrario, la evaluación se centra en reconocer lo que está sucediendo y comprender qué significado tiene para las diferentes personas, en este caso, no sólo, se evalúa el producto sino también el proceso.



7.2.2 Tipos de evaluación



7.2.2.1 Evaluación Integral


En la evaluación integral se toman en cuenta todos los procesos de enseñanza y aprendizaje como parte importante de su formación. Una evaluación integral deberá atender cuidadosamente los tres factores fundamentales del proceso de aprendizaje: referidos a los aspectos conceptual, procedimental y actitudinal.

Estas evaluaciones, hechas con franqueza y verdad, ciertamente ayudarán a mejorar la calidad de los alumnos, y devolverán con creces a la sociedad lo que ésta ha invertido en la educación. La evaluación debe dejar de ser un instrumento del Estado para controlar el nivel educativo de la población estudiantil. Es preciso que los procedimientos evaluativos se conviertan en un medio que ayude a las propias escuelas a mejorar su calidad educativa. Así, algunos de estos métodos permitirán conocer mejor las experiencias de los alumnos, que son la base de la adquisición de nuevos saberes realmente significativos.


7.2.2.2 Holística


La Evaluación Holística está presente a lo largo de todo el proceso de enseñanza-aprendizaje y puede intervenir en su desarrollo y considerar todos sus elementos. La Evaluación Holística se basa en la reflexión consciente que realiza el alumno, al explicarse el significado de los problemas que van apareciendo y al tomar decisiones sobre su posible resolución, en una especie de diálogo consigo mismo. Es un sistema de eco-auto-socioregulación (Morin, 1998) que compromete la participación activa del alumno quien, al emplear una estrategia de aprendizaje, es consciente de sus propósitos y es capaz de reorientar su acción como respuesta a las transformaciones del entorno.


7.2.2.3 Evaluación Dinámica Abierta y Contextualizada


Las diversas técnicas y procedimientos a la que el evaluador debe recurrir, forma parte del dinamismo, se debe tomar en cuenta, tanto el desempeño del estudiante como del profesor, sus actividades de planificación, enseñanza y evaluación, como también la parte contextual del aula que influye y son determinantes en los logros y dificultades del aprendizaje.


7.2.2.4 Evaluación Criterial - formativa


En la Evaluación Criterial-Formativa se explica con claridad los criterios, logros y procesos de formación de los participantes, se organizan y seleccionan los logros y se construyen bases de reflexión que contribuyen a ser garantes de la renovación continua del proceso de formación profesional.


7.2.2.5 Evaluación alternativa o evaluación auténtica


Los sistemas de evaluación tradicional se han implementado casi sin ninguna variante en los entornos virtuales. Esta situación de traspaso sin adaptación, sin duda ha limitado el desarrollo de sistemas e instrumentos que favorezcan el desarrollo de habilidades comunicacionales, el trabajo en equipo, la resolución de problemas y otros (Herrington, 1998).

Las características antes descritas han dado paso a una nueva tendencia en evaluación de los aprendizajes denominada Evaluación Alternativa o evaluación auténtica que como puede leerse en las definiciones que transcribimos, procuran plantear un modelo de evaluación que apunte directamente a favorecer el desarrollo de dichas características.

Para Wiggins (1990) la evaluación auténtica “se refiere a tareas que simulan cambios y situaciones complejas que ocurren en el mundo real. Al estudiante se le presentan un conjunto completo de expectativas relacionadas con una tarea y se espera que se involucre en una serie de actividades significativas relacionadas con ésta”. Para este autor, una tarea efectiva demanda que los aprendices demuestren sus habilidades y destrezas en situaciones de la vida real en donde se hace necesario transferir sus habilidades a situaciones que le son poco conocidas.

Hamayan (1995) se refiere a evaluación auténtica como los nuevos procedimientos y técnicas que pueden ser usados dentro del contexto de la enseñanza e incorporados a las actividades diarias del aula.

Los evaluados, crean o producen una tarea, durante un período de tiempo suficiente que permita evaluar el proceso, el resultado o ambos (Messick, 1998).

La evaluación autentica tiene algunos requerimientos que (Sackett, 1998) señala como específicos, en primer lugar la tarea debe dejar libertad al evaluado; el material que se está presentando debe estimular, no debe estar estandarizado; son las personas evaluadas las que seleccionan el momento de actuar para estar efectivamente motivados; inclusive el evaluador debe conocer a las personas que está evaluando, sus circunstancias vitales y su historia de ejecución de la tarea.

El nuevo modelo se centra en actuaciones más realistas, siendo su objetivo evaluar en una escala absoluta (no relativa según el grupo de referencia) cómo las personas dominan tareas específicas. El este enfoque según Bravo (2000) tiene características muy diferentes:

  • Se realizan observaciones y registros de la ejecución de tareas pertenecientes a un dominio específico, que proporcionan una base para hacer inferencias sobre las personas, sin pretender evaluar habilidades subyacentes.
  • La demanda se asemeja más a una situación instruccional real, donde se presenta un problema, pero no alternativas cerradas para resolverlo. La persona evaluada, no sólo, tiene que acabar de definir el problema, sino además elaborar su respuesta.
  • Superan la simplicidad de las preguntas de alternativa múltiple, requiriendo que la persona actúe en situaciones más complejas y reales.
  • Los resultados son percibidos como más auténticos por los profesores, representan mejor los verdaderos conocimientos y habilidades del alumno.
  • Pueden examinarse tanto el proceso como en el resultado.
  • Se observa la calidad de la ejecución observada, sin valorar tanto la restrictiva estandarización de otras evaluaciones.

Como se ve en las distintas definiciones y las características presentadas, los autores coinciden en que es una modalidad de evaluación del aprendizaje diseñada para acopiar evidencias de los aprendizajes desarrollados por los discentes a lo largo del proceso educativo pero, con un valor numérico en la calificación final del curso. A diferencia de la visión tradicional, aquí no se considera a la evaluación como dominio absoluto del tutor, sino que fomenta la participación de los educandos. Esto es una ventaja sobre los modelos anteriores que no consideraban este potencial de la evaluación para favorecer el desarrollo de aprendizajes como los señalados. En este caso, la evaluación auténtica, al poner a los estudiantes en situación de mostrar sus aprendizajes operando sobre procesos, integra habilidades y contenidos en una producción con significado para los que aprenden.


7.2.2.6 Evaluación colaborativa


Resulta interesante los cuestionamientos que se hace Barberà, E. (2006), sobre: ¿si realmente la tecnología realiza aportaciones específicas al campo de la evaluación de los aprendizajes o se trata de una mera copia de la evaluación que se realiza en las aulas presenciales? o simplemente, ¿se trata de un formato distinto acorde al contexto virtual de educación? Quizá sea prematuro todavía contestar taxativamente estas interrogantes, se trata de procesos en construcción, que están en las agendas de discusión y reflexión, no obstante, la autora distingue tres grandes cambios que la tecnología ha aportado en el contexto de la evaluación:

  • La primera es la evaluación automática, en este sentido, la tecnología contiene bancos de datos, que se relacionan entre ellos, y ofrecen a los alumnos respuestas y correcciones inmediatas. Las pruebas electrónicas tipo test que incluyen respuestas correctas ejemplifican este tipo de aportación.
  • La segunda aportación de la tecnología en el campo evaluativo se identifica mediante la evaluación de tipo enciclopédico, en referencia al cúmulo de contenidos que se manejan de una fuente más compleja o de diferentes fuentes. En este caso la ejemplificación más clara se refiere a la elaboración de trabajos monográficos de ensayo sobre una temática específica y para la cual se cuenta con la Internet como un almacén de información excepcional y muy completa
  • La tercera aportación destacable se refiere a la evaluación colaborativa. En este campo, las tecnologías vienen a asistirnos en relación con la visualización de los procesos colaborativos implicados en una evaluación de estas características. Esta aportación tiene diferentes ilustraciones como los debates virtuales, los foros de conversación y los grupos de trabajo.

Desde los inicios de las prácticas educativas formales en contextos virtuales existe un gran número de propuestas referidas al campo de la evaluación colaborativa virtual. Se identifica en todas las plataformas de e-learning, foros, debates, entre otros. No existe, pues, discusión sobre las ventajas que se desprenden de la acción colaborativa en los contextos virtuales, no obstante, constituye todavía un campo por explorar

Tomando como base que la evaluación está centrada en procesos de mejora, cada vez más se pone el acento, no en la aprobación, sino en los cambios y modificaciones orientados a mejorar lo que se hace, promoviendo procesos integradores de gestión, de realimentación y nexos informativos entre sus niveles.

Una de las ventajas de los grupos virtuales colaborativos es que el tutor aparte de evaluar el producto, puede evaluar el proceso, al visualizar cómo se van construyendo los aprendizajes, este hecho resulta de gran interés para una verdadera evaluación formativa. Además, se logra distinguir con mayor precisión los aportes de los integrantes, mediante algunas contraseñas que se pondrán los mismos integrantes, una forma bastante funcional puede ser utilizando colores.

Otra ventaja es que contribuye a la formación de lo integrantes a ser más autosuficientes para expresar sus necesidades, establecer sus expectativas y realizar su plan de acción para conseguirlas.

De esta manera, la evaluación se orienta hacia la responsabilidad compartida y no recae en una sola persona, desde esta perspectiva se concibe como una actividad democrática en la medida en que todos aportan y expresan sus opiniones y criterios, dando lugar a diferentes valores.

Algunos inconveniente que se le pueden atribuir a los trabajos virtuales en grupo es la oposición de ciertos alumnos que optan por una enseñanza en línea con la expectativa de realizar las actividades de aprendizaje de manera individual, puesto que prefieren llevar a cabo sus estudios a su ritmo, sin tener que ponerse de acuerdo con otros alumnos, especialmente si se trata de una enseñanza básicamente asincrónica.


7.2.3 Evaluación en los entornos virtuales


Como hemos descrito en párrafos anteriores la evaluación en los entornos virtuales aporta características diferenciadoras de la evaluación presencial. El proceso de evaluación dentro de este tipo de entorno es más rico que en la evaluación presencial, la cual siempre ha estado relacionada al tradicional examen escrito.

Desde los inicios de esta nueva forma de enseñanza (a través plataformas virtuales), la evaluación ha pasado por momentos cruciales, pasando desde los diseños y técnicas de evaluación más sencillas, hasta las más variadas formas de usos que las plataformas virtuales y los servicios que ofrece la Internet le proporcionan al docente. El abuso de las clásicas técnicas de evaluación centradas principalmente en la verificación del aprendizaje puede ocasionar:

  • Incapacidad para sintetizar los aprendizajes.
  • Incapacidad para la transferencia de los mismos.
  • Abuso de análisis y detalles que incapacitan la extracción de ideas generales y fundamentales de los textos escritos

Pero si dentro de la propia programación educativa contamos con las herramientas que ofrecen los servicios de Internet (Chat, foros, videoconferencias, correos electrónicos, etc.), se nos abre un mundo de posibilidades para poder saber si los alumnos realmente han aprendido algo. Se puede completar la parte escrita a través de, por ejemplo, de correo electrónico o pruebas escritas en línea, y la parte oral, a través de una charla en un Chat de voz o videoconferencia.


7.2.4 Evaluación a través de las TIC



En está generación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), la sociedad ha tenido que romper los paradigmas e involucrarse en el mundo tecnológico. Como hemos visto todo ha cambiado, y muchos de estos cambios se apoyan en estas tecnologías. Los sistemas educativos han incorporado de manera más lenta o gradual el uso de la tecnología para desarrollar diferentes modalidades.

En la modalidad virtual los alumnos se incorporan en el proceso y cada docente debe valorar su rendimiento en el aprendizaje mediante un proceso de evaluación donde la tecnología es una herramienta de apoyo.

En la evaluación a través de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, el docente aplicará estrategias que le permitan evaluar el rendimiento académico del estudiante. Además, la evaluación en este entorno puede hacerse de manera sincrónica como asincrónica.

Con las TIC se puede ampliar la cantidad y calidad de la información para evaluar, pero esto no significa que la evaluación sea entonces más rica y positiva, ya que su verdadero significado dependerá del contexto curricular en el que se inserte, las interacciones que establezca con los demás elementos curriculares, y los requerimientos que se les demande. Las TIC pueden liberar al profesor y optimizar las tareas de interacción humana, evaluación continua y mejora de los entornos de aprendizaje.


7.2.5 Los procesos de evaluación en los entornos virtuales



La calidad de un entorno virtual de enseñanza y aprendizaje no está, necesariamente, en las herramientas técnicas de que dispone, en los materiales que incluye o en las actividades de aprendizaje que se plantean a los alumnos, sino, en la manera en la manera que esas herramientas, materiales y actividades se combinan y se ponen en juego para promover que alumnos y profesores se involucren en una actividad conjunta y en la manera en que esas formas de actividad se organizan, combinan, secuencian y evolucionan a lo largo del proceso de enseñanza y aprendizaje.

Resulta claro que en la modalidad virtual hay que establecer desde el comienzo un plan de evaluación que defina objetivos, criterios, momentos, formas o procedimientos para la evaluación, tipos de resultados esperados, mecanismos para la realimentación, así cómo se integrarán o considerarán los criterios para la evaluación final de un curso. Además, también en el caso de esta modalidad hay que prestarle atención a la metacognición como una forma de hacer conciente a los cursantes de su propio proceso de aprendizaje.

La evolución y desarrollo de los aprendizajes en ambientes virtuales ha puesto en agenda el tema de la evaluación como un asunto crítico. Según Reeves (2000), los ambientes virtuales son un potencial enorme para el mejoramiento de la evaluación académica y señala la necesidad de que los docentes universitarios sean capacitados en métodos de evaluación virtual tales como las simulaciones de alta fidelidad y los portafolios electrónicos. Hace énfasis en la necesidad de alcanzar niveles óptimos de alineación, lo cual se evidencia mediante una estrecha articulación entre los objetivos de aprendizaje, contenidos, diseño instruccional, la metodología, actividades, las competencias del tutor, las competencias tecnológicas y las estrategias de evaluación.

Este autor sugiere tres formas de evaluación alternativa en un ambiente virtual: 1) evaluación cognitiva, 2) evaluación por desempeño, y 3) evaluación por carpetas.

Para Reeve (2000), “la evaluación cognitiva se centra en habilidades intelectuales de orden superior, actitudes y habilidades comunicativas, e implica inevitablemente capacidades inferenciales. Una forma muy difundida de evaluación cognitiva son los mapas conceptuales, una estrategia que permite a los alumnos externalizar la relación que han establecido entre conceptos y procesos de un dominio teórico, y revelar la estructura de su conocimiento

La evaluación del desempeño es un método que exige a los alumnos demostrar sus capacidades en forma directa creando algún producto o involucrándose en alguna actividad. Este tipo de evaluación se centra en la capacidad de aplicar conocimientos, destrezas y juicios en contextos reales inusuales o desconocidos, mientras que las pruebas o exámenes tradicionales miden principalmente el conocimiento pasivo que puede ser revelado a través de unos pocos estímulos artificiales. Los atributos claves de la evaluación por desempeño son: 1) se centra en un aprendizaje complejo, 2) implica pensamiento de orden superior y destreza en la solución de problemas, 3) estimula un rango amplio de respuestas activas, 4) comporta tareas exigentes cuyo desarrollo requiere múltiples etapas, 5) exige al estudiante mucho tiempo y esfuerzo (Reeves, 2000)”.

La tercera alternativa para mejorar la evaluación en los ambientes virtuales de aprendizaje, la “evaluación por carpetas”, un método consistente en almacenar el trabajo del estudiante a lo largo de cierto tiempo, de tal manera que pueda ser revisado con relación al proceso y al producto. Las carpetas han sido ampliamente aceptadas como método de evaluación en los campos del arte, la arquitectura y la ingeniería. Mientras que la evaluación del desempeño usualmente se ha enfocado en soluciones y productos terminados, las carpetas permiten a los docentes juzgar los avances parciales y productos provisionales que han hecho parte del desarrollo de una tarea o curso de estudio.

La evaluación está inmersa en todos los aspectos de la vida del hombre y está presente desde el diseño del proceso de enseñanza-aprendizaje hasta la valoración final de los resultados. Con el desarrollo de las TIC, la didáctica y los diferentes recursos, estrategias y herramientas de que dispone el docente en los entornos virtuales, la evaluación juega un papel importante como proceso y resultado de un esfuerzo combinado de todos estos elementos.

No se puede soslayar que el docente integra en su práctica pedagógica cotidiana, su estilo profesional como agente importante en el proceso de enseñanza y aprendizaje, no obstante las herramientas informáticas y plataformas especializadas, realizan un aporte considerable en esta interacción, promoviendo y potenciando mejores resultados en el proceso de aprendizaje de los estudiantes.



7.2.6 Seguimiento del aprendizaje en entornos virtuales



En los entornos virtuales de aprendizaje, el tutor debe procurar que todos los eventos se desarrollen de acuerdo a los objetivos planeados, y para eso debe seguir todas las participaciones de los estudiantes motivándolos a que continúen sin descuidar la parte evaluadora de cada estudiante, ajustándolo a sistema de evaluación, valorando cuantitativamente todas sus participaciones.

“Los sistemas de evaluación debe adecuarse a los objetivos de aprendizajes, los contenidos y los destinatarios, si están implementados mediante un entorno virtual entonces debe adecuarse además a esta metodología especifica” (García 2006).

Para evitar conflictos sobre el modo de evaluación de los estudiante se debe plantear desde el principio como se realizara la metodología, los estudiantes deben entender desde el inicio los parámetros utilizados dentro de su evaluación, debe existir una coherencia en relación a los objetivos, contenidos y evaluaciones. Todos estos elementos deben coincidir con lo establecido. Esto lo menciona muy bien “Si la acción docente no fomenta el espíritu crítico ni el pensamiento creativo, no podemos pretender que en la evaluación los estudiante apliquen su espíritu crítico y creativo”.


7.2.6.1 ¿Cómo evaluar en entornos virtuales?


Para la escuela tradicional esta interrogante se resuelve de manera sencilla, ya que el producto final es el elemento básico para evaluar los aprendizajes. Y para esto hay diferentes formas ya sea oral, escrita o de ejecución. Para cada una de estas formas se diseñaron instrumentos de medición o de observación que permitían cotejar las expresiones de los estudiantes con los objetivos propuestos por el programa o por los profesores. Así encontramos exámenes o pruebas que los estudiantes debían resolver principalmente a partir de la memorización de una multiplicidad de detalles de un determinado contenido.

Para los que inician en esta modalidad de enseñanza, evaluar a los estudiantes sería uno de los desafíos a resolver, pero en la práctica se puede apreciar que los docentes deben aplicar toda su creatividad, con el fin de desarrollar estrategias coherentes de evaluación. No será extraño que al principio se trate de utilizar técnicas similares a la que utilizan en la modalidad presencial, y poco a poco éstas se acomoden a las actividades virtuales como ya lo hemos señalado anteriormente.

Algunas interrogantes comunes que un docente debe responder al encargarse de un curso en entornos virtuales de aprendizaje en relación a la evaluación de los aprendizajes de sus estudiantes.
  • ¿Cómo asegurar que los estudiantes realmente asimilan los contenidos desarrollados?
  • ¿Qué procesos se deben evaluar durante el curso?
  • ¿Será oportuno utilizar los mismos instrumentos y momentos que se utilizan en la clase presencial?
  • ¿Hay cambios significativos en la evaluación virtual con respecto a la presencial?

Todo docente debe estar muy claro en aspectos que son fundamentales para valorar el trabajo de sus estudiantes, debe pensar en las zona geográficas de cada quien, ya que los estudiantes proceden de diversos países, regiones, culturas, clases sociales y formación profesional. Además de competencias, habilidades, manejo tecnológico, patrones culturales, filosofía de vida, creencias, entre otras. Quizá la experiencia, la formación antropológica, y la creatividad puedan llevarle a desarrollar proyectos evaluativos interesantes y novedosos, sin embargo consideramos oportuno puntualizar en detalles que se deben considerar a la hora de tomar decisiones.

El último recurso a utilizar, es la tradicional prueba, muy utilizada en la clase presencial, ya que por regla general ésta valora por no decir “mide” comportamientos conceptuales en la mayoría de los casos, cuando la propia clase ha sido de naturaleza transmisionista.

Algunos autores que señalan la prueba es un recurso formativo más, para evaluar en estos cursos virtuales, por ejemplo Lorenzo García Aretio (2004), expresa:

“La evaluación de los aprendizajes debería alcanzar la totalidad de la esfera de aprendizajes con el objetivo de que tanto el equipo docente de determinado curso o acción formativa concreta, como los propios alumnos sean conocedores de cuanto acontece en la formación y así poder mejorar conjuntamente.
Así entendemos que deberían diseñarse pruebas que soliciten al estudiante respuestas de corte más o menos memorístico, y ello porque partimos de que no es posible ser original y creativo desde la nada y actuar como si lo que uno piensa no tuviera que basarse, aunque sea para rechazarlo, en lo que ya se sabe”.

El tutor virtual debe tener muy presente la influencia que ejerce la evaluación en los aprendices, por ejemplo la motivación positiva o negativa que experimenta el aprendiz cuando es objeto de un proceso evaluativo. Del estilo del tutor para guiar al estudiante, dependerá en gran manera la forma de evaluar que utilizará, o sea que, si el tutor sólo conduce la clase desde un punto de vista teórico o memorístico y transmisionista, de esa manera resultará su forma de evaluar y en esa misma dirección le responderán sus estudiantes.

En los entornos virtuales, la evaluación necesita llevar al estudiante hacia el desarrollo de competencias, primero para conciliarse con el propio entorno y luego hacia la construcción de conocimientos que pueda utilizar en su diario vivir.

Para responder brevemente a la primera interrogante, los participantes deben desarrollar o re-elaborar el conocimiento en función de sus propias especialidades (característica propia de los cursos virtuales). Siguiendo el orden de éstas, la evaluación debe practicarse desde el inicio, para ir reorientando el hacer de cada participante durante el proceso de manera formativa para favorecer la autoevaluación, (muy importante en el aprendizaje). No puede faltar en un curso de esta naturaleza la coevaluación de manera formativa a fin de que colaborativamente se valore el trabajo individual y el grupal, estas valoraciones fortalecerán a los participantes y ayudarán paulatinamente a crecer como individuos y como grupos.

Con respecto a los instrumentos, las habilidades del tutor lo incitarán a diseñar estrategias, instrumentos y formas adecuadas al trabajo que se realiza en las aulas virtuales, agregados claro está, a los rendimientos de los foros, chats, correos internos característicos del curso virtual.

Con la tecnología por ejemplo, la evaluación puede ser automática, por que los bancos de datos que en ella se manejan ofrecen al tutor la facilidad de evaluaciones en algunos casos inmediatas. También podemos hablar de evaluación colaborativa, en la cual podemos evaluar el proceso (evento importante en la evaluación), los portafolios virtuales, un excelente recurso para ver todo el proceso y producto, las rúbricas entre otras formas.

Nos atrevemos a concluir que los cambios que proporcionan los entornos virtuales de aprendizaje son ricos, importantes, significativos, porque a través de estos entornos el participante debe agregar a sus habilidades y competencias presenciales, las competencias para trabajar autónomamente, a veces por ensayo y error, otras veces creando lo que no se imaginó que podía crear. Además, la evaluación en el entorno virtual se hace más presente y evidente por el tipo de comunicación que tutor y participante mantienen aunque asincrónicamente, casi permanente.


7.3 Estrategias de evaluación



Con mucho tino Torres Valandia, al referirse a los sistemas de educación superior a distancia, sostiene que “la relación entre los diferentes elementos del proceso didáctico-pedagógico debe ser estrecho y, al caracterizar al docente-tutor, entre otras cosas, señala que debe ser “un evaluador ecuánime y justo, que valora los avances académicos de los estudiantes bajo el enfoque del aprendizaje autodirigido, autónomo y autorregulado”. A partir de esta reflexión ha sido posible identificar las principales estrategias de elaboración de los instrumentos de evaluación de los aprendizajes que el docente-tutor debe garantizar, a fin de cumplir con sus responsabilidades.

El seguimiento del estudiante, tal como se desprende de lo planteado en los textos de Virtual Educa, está asociado con tres momentos de tutoría: al inicio del curso, durante el curso y al finalizar el curso. Somos de la opinión que, de igual forma, la evaluación de los aprendizajes en los entornos virtuales deberá utilizar los mismos momentos, ya sea para determinar el nivel de conocimientos previos que poseen los estudiantes (función diagnóstica de la evaluación), identificar los avances y dificultades hacia el logro de los objetivos (función formativa de la evaluación) o establecer los niveles de logro con respecto a los criterios establecidos con antelación (función sumativa de la evaluación).

Una revisión inicial de algunas versiones de artículos y revistas especializadas en educación a distancia nos ha permitido detenernos en la publicada por la Universidad de Murcia – RED- y, a partir de la opinión versada de autores como Elena Dorrego, ha sido posible acceder a otras fuentes, por medio de las citas y referencias a las que hacen alusión en sus artículos. Así, concluimos que la evaluación de los aprendizajes en los entornos virtuales, además de aparecer en varios momentos, también deberá ser continua, atender las necesidades de estudiantes, profesores, instituciones y la comunidad. Estos elementos se encuentran presentes, de igual manera, en la evaluación de los aprendizajes en los entornos presenciales. Podría decirse algo similar cuando se trata de relacionar la enseñanza con el aprendizaje y la evaluación excepto que, en los ambientes virtuales: los fundamentos constructivistas, basados en recursos, de aprendizaje colaborativo y aprendizajes situados, como dice Dorrego, promueven alternativas de aprendizaje que permiten explorar otros aspectos característicos, exclusivamente, de los virtuales, en línea.

Necesariamente, la evaluación de los aprendizajes deberá tomar en cuenta, en sus etapas de: planificación, ejecución o presentación de los resultados, la posibilidad que tienen los estudiantes de recibir respuestas rápidas de tutores y compañeros y las ventajas de poder acceder a las situaciones de aprendizaje desde cualquier lugar y en el momento en el que les resulte más conveniente.

Tomando en cuenta lo señalado anteriormente, la misma autora nos dice que es fundamental que los docentes-tutores mantengan la coherencia entre los niveles de aprendizaje esperados y las tareas de aprendizaje propuestas, y agregamos, que esta coherencia también debe mantenerse entre esos niveles de aprendizaje esperados y las situaciones de evaluación. Entre otras, la misma autora considera que las tareas evaluativas deben ser:
  • Significativas y desarrollar las habilidades deseadas
  • Apuntar hacia los valores, propósitos, criterios y estándares explícitos
  • Auténticas y holísticas
  • Orientar hacia el logro de la autodirección
  • Ayudar a que el estudiante identifique sus logros.

Estos aspectos podrán definir las estrategias que utilizará el docente-tutor al planificar la evaluación de los aprendizajes en entornos virtuales. Citando a Morgan y OReilly, Dorrego menciona algunos métodos de evaluación pero antes nos recuerda que es importante utilizar diversos métodos y seleccionarlos de acuerdo con lo que se pretende evaluar. Entre los métodos que recomienda se encuentran: los ensayos, reportes diarios, resolución de problemas, demostración de procedimientos y técnicas, autobiografías, diarios, portafolios, evaluaciones de trabajos grupales y evaluaciones objetivas basadas en el computador. Por supuesto, el énfasis apunta hacia la transformación creativa de los instrumentos utilizados en los ambientes tradicionales y la complementariedad que se logra al incorporar aquellas estrategias que facilita el uso del computador.

Como parte de nuestro aporte, se presentarán las características de los instrumentos de evaluación de los aprendizajes y se harán algunas consideracione s relacionadas con las ventajas que presentan, recomendaciones para su uso y formas de presentación de los resultados. Estos elementos, en su conjunto, aportan a la estrategia de evaluación de los aprendizajes on-line.



7.3.1 Concepto de estrategia



Una estrategia es un conjunto de acciones que se llevan a cabo para lograr un determinado fin. Proviene del griego ΣΤΡΑΤΗΓΙΚΗΣ (palabra compuestas de Stratos y Agein). Stratos significa "Ejército", mientras que Agein es "conductor" o "guía". "Estratégia" se aplica en distintos contextos: militar, empresarial, educativo y otros. En el ámbito educativo, el término estrategia, puede hacer referencia a la enseñanza, el aprendizaje y a la evaluación de los aprendizajes, por lo que convendría definir el concepto de estrategias de evaluación de Aprendizaje (http://es.wikipedia.org/wiki/Estrategia).


7.3.1.1 ¿Qué es una estrategia de evaluación de aprendizaje?


Las estrategias de evaluación son las encargadas de verificar el proceso de aprendizaje. Se llevan a cabo durante y al final del proceso. Se realizan actividades como (http://extensiones.edu.aytolacoruna.es/educa/aprender/estrategias.htm).:
  • Revisar los pasos dados.
  • Valorar si se han conseguido o no los objetivos propuestos.
  • Evaluar la calidad de los resultados finales.
  • Decidir cuando concluir el proceso emprendido, cuando hacer pausas, la duración de las pausas, etc.

La formación en entornos virtuales se caracteriza por ser flexible, centrada en el aprendizaje y por tanto en el discente. Los tutores además de cumplir con sus funciones académicas han de desempeñar las funciones de orientación y de gestión. Por consiguiente, el tutor al planificar y desarrollar el proceso de enseñanza-aprendizaje en lo que respecta a la evaluación – seguimiento del aprendizaje – se vale de una gama de estrategias de evaluación vinculadas con los objetivos, contenidos, actividades de aprendizajes y éstas las concreta en la praxis apoyado en un conjunto de diversas herramientas y/o recursos tecnológicos apropiados para su realización.

El tutor en lo que atañe a la evaluación de los aprendizajes acompañará a los discentes del curso, a su cargo, para que logren aprendizajes significativos, autónomos y colaborativos. Para tal fin, al llevar a cabo la función de evaluación, durante el proceso de aprendizaje, el tutor media el mismo, permitiendo que los discentes sean entes activos en la evaluación de los aprendizajes, es decir, ser dinámicos y conscientes de que mientras aprende, construye sus conocimientos. Por lo tanto, el discente aprende a evaluar el proceso de aprendizaje participando en las autoevaluaciones, evaluaciones formativas y, en especial, en la evaluación formadora, así como en la evaluación auténtica en línea.

Reeves (2000) citado por Octavio Henao Álvarez (profesor de la Universidad de Antioquia) en “La red como medio de enseñanza y aprendizaje en la educación superior” sostiene que existen tres maneras de evaluación alternativa en un ambiente o contexto de formación virtual: la cognitiva, la evaluación por desempeño y la evaluación por carpetas. Estas tres modalidades fueron descritas en la sección anterior, pero son recordadas por la importancia que revisten para la definición de estrategias de evaluación.

La primera, se enfoca en habilidades intelectuales de orden superior, en habilidades y actitudes comunicativas y conlleva el desarrollo de capacidades diferenciales. En la evaluación cognitiva se emplean mapas conceptuales, estrategias cognitivas mediante las cuales se externaliza la relación establecida entre conceptos y procesos de un campo teórico y se revela, además, la estructura de su conocimiento. Otra estrategia de evaluación cognitiva son las simulaciones de solución de problemas incorporadas en ambientes de aprendizajes basados en la red.

La evaluación por desempeño es una estrategia de evaluación que exige a los discentes evidenciar sus capacidades de manera directa produciendo algún producto o participando en alguna actividad. Esta estrategia se enfoca en la capacidad del sujeto que aprende a aplicar conocimientos, destrezas y juicios en contextos reales. La evaluación por desempeño se caracteriza por enfocarse en un aprendizaje complejo, implica un pensamiento de orden superior y la solución de problemas, exige al estudiante mucho tiempo y esfuerzo.

La evaluación por carpeta consiste en almacenar el trabajo de los participantes a través del tiempo, de modo que pueda ser revisado con relación al proceso y al producto. A diferencia a la evaluación del desempeño que se enfoca a soluciones y productos terminados, las carpetas le permiten al tutor valorar los avances parciales y productos provisionales realizados durante el desarrollo de una tarea por los estudiantes.

En un entorno virtual el aprendizaje de los estudiantes ha de ser monitoreado por los tutores dentro de un modelo didáctico centrado en el alumno. Palloff y Pratt (2001) citado por Octavio Henao Álvarez, et.al., afirma que la evaluación en entornos virtuales constituye parte del proceso de aprendizaje, que la evaluación se incrusta en las interacciones de los discentes y docentes, en las acciones que comparten los estudiantes.

La evaluación en un entorno virtual, según Reeves (2000) habrá de lograr máximos niveles de alineación a través de la articulación entre objetivos, contenidos, actividades de aprendizajes, recursos tecnológicos y las estrategias de evaluación, o sea, que la evaluación y el proceso de aprendizaje deberán estar articulados para mejorar la evaluación y la calidad de los aprendizajes.



7.3.2 Importancia de las estrategias de evaluación en los entornos virtuales de aprendizaje



Las estrategias de evaluación deben ser entendidas como el conjunto de procedimientos apoyados en técnicas que tienen el objetivo de valorar el desarrollo de la acción pedagógica. En este sentido el docente en cualquier modalidad de enseñanza aprendizaje, al momento de evaluar debe considerar que las estrategias y los instrumentos que seleccione estén estrechamente relacionados con los objetivos planificados y desarrollados. La evaluación de aprendizaje que se realiza en forma significativa demanda recursos que permitan incluir la motivación como un factor importante en el procedimiento de evaluación, especialmente en entornos que dependen demasiado de factores de motivación intrínseca, como es el caso del aprendizaje autorregulado en la modalidad virtual; además requiere del uso de estrategias que permitan al estudiante demostrar que ha aprendido y cuales son sus debilidades.

El proceso de aprendizaje está definido por la serie de actividades significativas que ejecuta, y las actitudes que muestra el aprendiz; las mismas que le proporcionan experiencia, y a la vez ésta produce un cambio relativamente permanente en sus contenidos de aprendizaje. Los contenidos de aprendizaje mediados por las estrategias deben ser del tipo actitudinal, valorativo (ser); conceptual, declarativo (saber); y procedimental, no declarativo (saber hacer).

Cuando las actividades que realiza el aprendiz resultan significativas, y este entre otras cosas, disfruta con lo que hace, participa con interés, se muestra seguro y confiado, pone atención a lo que hace, trabaja en grupo o en equipo con agrado, trabaja con autonomía, desafía a sus propias habilidades, propicia la creatividad y la imaginación. Se dice entonces, que ha sido efectiva la selección de las estrategias de evaluación.



7.3.3 Las estrategias de evaluación de entornos virtuales de aprendizaje.



El empleo de diferentes estrategias de evaluación en los entornos virtuales de aprendizaje depende principalmente del tipo de aprendizaje que queramos evaluar y cómo queramos utilizar la evaluación. En el caso de que el objetivo de ésta sea meramente sumativo y el nivel de aprendizaje versa sobre conocimientos adquiridos, tendremos que deducir que la forma más idónea será la utilización de pruebas objetivas. En cambio, si pretendemos evaluar con finalidad formativa, en un contexto de aprendizaje constructivista, que permitan incluir la motivación como factor importante, tendremos que acudir a algún sistema de autoevaluación, con la necesaria retroalimentación inmediata.

Dentro de todas estas estrategias de evaluación observamos dos categorías: aquellos procedimientos que ya son usualmente utilizados en la enseñanza presencial (pruebas tradicionales) y otro grupo de pruebas que se están incorporando a la práctica de la evaluación más recientemente (pruebas alternativas). Parece evidente que algunos recursos tecnológicos incorporados al uso de los ordenadores abren nuevas posibilidades para estos nuevos enfoques de registro de información. Esto se aprecia mejor en el caso de la estrategia del portafolios, incorporados ya en numerosos paquetes de software educativo y cuyo uso comienza a demostrar un mayor compromiso de los estudiantes en la autoevaluación y el autoaprendizaje (Agra, Gewerc y Montero, 2003; Klenowski, 2002). El correo electrónico, las bases de datos y las listas de discusión, por su parte, permiten almacenar e intercambiar el trabajo de los alumnos en su proceso y en sus productos, así como acelerar en ambas direcciones los mecanismos de retroalimentación. Pero una vez más, también en el caso de la evaluación, la tecnología puede servir para hacer operativa una determinada concepción del aprendizaje.

A continuación se comenta el uso potencial de las tecnologías en la automatización de los instrumentos de evaluación. En la siguiente tabla se listan diversos instrumentos de evaluación y el grado o nivel de automatización que puede alcanzar en los entornos virtuales de aprendizaje. Lo que pretendemos es exponer, de forma resumida, distintos procedimientos de evaluación del nivel de competencia adquirido por el estudiante y que podemos emplear a través de la red.

||
||
Instrumentos de evaluación
Uso potencial de la tecnología
a) Pruebas objetivas (exámenes cerrados).
ALTO: el sistema de evaluación puede ser completamente informatizado (desde el diseño de la prueba, a su corrección y elaboración de informes).
b) Pruebas de respuesta abierta (exámenes de ensayo, de respuesta corta, etc.).
BAJO: exigiría reconocimiento de palabras clave, frases, etc. (procedimientos de análisis de contenido) o la intervención del tutor.
c) Exámenes prácticos (tareas experimentales, simulaciones, observación, etc.).
MEDIO: la tecnología puede guardar datos, analizar, emplear reconocedor de caracteres.
d) Exámenes orales (ante tribunal).
BAJO: podría ayudar la tecnología video-streaming y requiere la intervención del tutor.
e) Proyectos o trabajos (investigaciones, estudios de caso, diagnósticos, etc.).
BAJO/MEDIO/ALTO. Depende del tipo de contenido para emplear la tecnología.
f) Autoevaluaciones
ALTO: Puede ser completamente informatizado el proceso, con la incorporación de retroalimentación inmediato.
g) Portafolios, Weblogs, Chat, Foros, Mapas conceptuales, otros.
BAJO/ALTO: depende de la organización de contenidos a evaluar y el procedimiento de corrección del tipo de contenidos.


7.3.3.1 El software de pruebas objetivas (de respuesta cerrada).

Una de las aplicaciones en informática que más se está utilizando en el tratamiento de la evaluación de alumnos es el software dedicado al diseño de pruebas objetivas (de respuesta cerrada) con posibilidad de autocorrección. Esto no quiere decir que Internet no ofrezca otros recursos de alto valor pedagógico, aunque la utilización de la tecnología no sea sencilla.

7.3.3.2 El Chat

Es una estrategia pedagógica de evaluación formativa al considerarlo como una herramienta interactiva sincrónica que permite establecer diálogos de discusión, reflexión para generar conocimientos y retroalimentación inmediata. El Chat pedagógico al ser utilizado con intenciones evaluativas debe ser normado al presentar los criterios de evaluación formativa y con la presentación de la agenda que muestre los aspectos relativos a: tema, tópicos o caso a evaluar, los ítems a tratar, así como la hora fecha del encuentro.

Se debe considerar que para realizar un Chat con fines de evaluación efectivo los mismos deben darse con un número limitado de participantes. Se recomienda un máximo de cuatro, incluyendo el tutor. Además se debe proponer y lograr intervenciones cortas, precisas y claras, así como realizar cierre exponiendo los logros alcanzados, así como utilizar criterios de retroalimentación de calidad, para evaluar las intervenciones logradas a través del Chat.

A continuación presentamos el cuadro con los criterios de una retroalimentación de calidad (Fuente: Mogollón, Ivory. El Chat y otros procedimientos de evaluación a distancia aplicables en sistemas.).

Alta calidad
Baja calidad
Directo. Esta dirigido a un miembro del grupo en particular
Indirecto. cuando no se dirige a algún miembro del grupo.
Descriptivo. Expresa detalladamente las características de conducta a la que está referido.
Evaluativo. cuando se limita a juzgar y calificar la intervención
Específico. Cuando esta referido a una situación determinada en un momento preciso
General. Cuando se refiere a la situación o tema de manera imprecisa, ambigua y global
Inmediato. Se refiera a una situación próxima muy cercana.
Mediata. cuando se refiere a una situación pasada o fuera de grupo y contexto.
Con expresión emocional. Demuestra emoción y sentimiento que acompaña la comunicación
Sin expresión emocional. sin demostrar emoción que acompaña la comunicación


7.3.3.2 Bitácora en línea (Weblogs)


Entre las estrategias para el aprendizaje propuestas en este apartado, se puede afirmar que la bitácoras en línea en Internet (weblogs), es la más representativa de esta nueva era de la virtualidad y de la alfabetización digital. La weblog, funciona como un registro sistemático de las intervenciones que realizan los docentes y alumnos en el espacio destinado para ello. La weblog es pertinente como estrategia de evaluación en los entornos virtuales, ya que precisamente la sistematización contribuye al análisis y consolidación del conocimiento, así como al desarrollo de la capacidad de redacción de los estudiantes, debido a que los escritos son dirigidos a los participantes del aula virtual y se recibe constante retroalimentación. Además, es una estrategia que les permite a los participantes ser protagonistas activos, valorar sus progresos de aprendizaje, autoevaluarse y autorregularse a través de un dialogo interno, que los induce a reflexionar sobre lo que se hace, como se hace y por que se hace (metacognición).

Desde la evaluación, las Weblogs estimulan estas habilidades metacognitivas para que el alumno tome conciencia de su propio proceso de aprendizaje, de sus avances, estancamientos, de las acciones que le han hecho progresar y de aquellas que le han inducido a fallas.

La idea que subyace como señala Valenzuela (2005) “es que el estudiante supervise continuamente su proceso de aprendizaje en función de las metas instruccionales. En este sentido, el estudiante autorregula su aprendizaje cuando aplica sus estrategias de aprendizaje, se autoevalúa para asegurarse que el contenido a ser aprendido realmente ha sido así, y señala en caso necesario, medidas correctivas para alcanzar las metas de aprendizaje mediante otras opciones estratégicas”.
La evaluación es entonces un instrumento al servicio del estudiante, que le ayuda a tener conciencia de lo que aprende, de los procesos que le permiten adquirir nuevos aprendizajes, así como para regular dichos procesos. A fin de que esto sea así, la evaluación y las estrategias evaluativas que se plantean en los entornos virtuales deben facilitar el desarrollo de habilidades de autoconocimiento y autorregulación.

Desde estas perspectivas, la evaluación se convierte en un instrumento poderoso para que el estudiante aprenda a evaluar y a “entender cual es su aprendizaje individual” y, de esta manera, desarrollar una de las habilidades clave del “aprender a aprender”. Para la acción docente/tutorial, la weblog tiene vigencia en el momento de monitorear el proceso de aprendizaje, la evaluación formativa, guiar e interactuar; por medio de comentarios que emiten los actores educativos.


7.3.3.4 Estrategia de evaluación on- line: portafolio digital o Web portfolio.


Las estrategia es una “guía de acciones a seguir”, mientras la evaluación es la “valoración de una cosa” no es un proceso sin argumentos, ella corrobora el aprendizaje de los discentes. Por lo tanto, la evaluación requiere de planificación, preparación para la toma de decisiones dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje, al considerar las estrategias didácticas (contenidos, objetivos, recursos, técnicas, actividades y evaluación), como un elemento que coadyuva a la formación integral (biológica, psicosocial) de los estudiantes, para un desempeño virtual significativo.

Aunado a lo anterior, “Los procedimientos de evaluación son necesario diseñarlos y adecuarlos” (Santiago & Huerta, 2002) de acuerdo a las modalidades educativas (presenciales, semipresenciales, a distancias (on-line). En virtud de “fortalecer y propagar la idea de una evaluación continua donde el docente y el alumno sean protagonistas activos del proceso de evaluación”.

Una evaluación continúa que puede darse con el manejo del portafolio electrónico o Web portafolio como una de las estrategias de evaluación, también, denominado como: e-portafolio, webfolio, blogfolio y otros. La implementación del portafolio electrónico cobró vigencia en los últimos años con la incursión del uso de la Web 2.0 con el uso de los blogs, wikipedia entre otros.

Entre algunas de las definiciones del portafolio electrónico se encuentran:
  • El portafolio electrónico es una herramienta tecnológica de evaluación que permite medir el rendimiento del alumno a través de su recorrido por un curso virtual orientado.
  • El Portafolio es un método de enseñanza, aprendizaje y evaluación que consiste en la aportación de producciones de diferente índole por parte del estudiante a través de las cuáles se pueden juzgar sus capacidades en el marco de una disciplina o materia de estudios.
  • Portafolios como la historia de los aprendizajes que relatan las etapas atravesadas por el alumno en su camino hacia los objetivos planteados. Es una recopilación de trabajos que permiten seguir la progresión del alumno tanto en sus puntos fuertes como en los mejorables. Está centrado en los aprendizajes, lo que significa que está en constante evolución.

La idea del portafolio como estrategia de evaluación, puede ser vista desde los puntos sobresalientes precedentes y concatenados con el enfoque constructivita y la evaluación meta cognitiva, que a continuación comentaremos:

  • Desde un enfoque constructivita, el rol que debe jugar el alumno en las construcción de su propio aprendizaje según, (Mendoza, Beatriz, 2003) nos expresa “Es quién construye y reconstruye los saberes y puede ser un sujeto activo cuando manipula, explora, descubre o intenta, cuando lee o escucha la exposición de otros” llevándonos a la reflexión de las funciones del tutor virtual, qué es quién debe propiciar, facilitar y estimular el aprendizaje logrando así la participación colaborativa, activa, dinámica y creativa de los discentes on- line..
  • Desde una evaluación meta cognitiva no se debe evaluar sólo el producto, sino el proceso del aprendizaje a través de las tareas y actividades programada por el tutor. Se puede observar y valorar está construcción de saberes (comentarios, opiniones, reflexiones) con la implementación de los Portafolio electrónicos. Orientando al aprendiz al empoderamiento (empowerment) del manejo de la información (aprender- aprender, aprender-hacer, aprender-ser) para un desempeño optimo, sinérgico de los aprendizajes en el entorno virtual.

En conclusión el portafolio electrónico como estrategia de evaluación fomenta la participación activa, creativa, reflexiva del aprendiz, dentro de un clima de trabajo sinérgico para el proceso de enseñanza – aprendizaje, guiado por el tutor/a en línea. Esta estrategia de evaluación contribuye a la organización y al fomento del proceso formativo autónomo del aprendiz. Es una potente herramienta que ayuda a fundamentar la construcción social del conocimiento, regula el proceso de aprendizaje y enfatiza la adquisición de competencias en el sujeto en formación. Consiste en una herramienta flexible, adaptable, versátil, abierta.

Además, el portafolio digital promueve en el aprendiz el aprendizaje colaborativo, el aprendizaje por problemas y el aprendizaje reflexivo; contribuyendo al desarrollo integral del profesional en formación. Así, por ejemplo, el aprendizaje por problemas contribuye a que el educando logre crear sus propias categorías intelectuales para que siga aprendiendo a través de toda la vida. Cabe resaltar que el aprendizaje por problema cual estrategia de aprendizaje posibilita que el discente no solo construya su conocimiento sino que construya las bases teóricas extrayéndolas del problema mismo. La nueva concepción de evaluación, la integra en el propio proceso de aprendizaje demandando la evaluación de habilidades - cognitivas o no - y otorgándole al portafolio una nueva dimensión: lo cataloga como un instrumento para evaluar un producto acabado y es a la vez una evidencia del proceso mismo de elaboración del producto.

Al tener un formato digital del portafolio electrónico éste proporciona los beneficios propios de este tipo de tecnología. Sin embargo, a diferencia del tradicional ofrece nuevas posibilidades y retos, provocando la necesidad de rediseñar los propios procesos de enseñanza y aprendizaje. En la actualidad el Portafolio Electrónico está empezando a ser aplicado de modo masivo en universidades, principalmente mediante complejos sistemas de evaluación en línea (o Portafolios Digitales).

Entre las ventajas del portafolio electrónico se destacan tres cuestiones:
  • Puede ser editado, actualizado y revisado con frecuencia y simultáneamente por el aprendiz y por el docente.
  • Permite describir
  • vívidamente el proceso y los productos de aprendizaje.
  • Puede tener una función socializadora (uso amistoso) al admitir a los estudiantes personalizar y compartir recursos videos y grabaciones de audio, fotografías, etc.
  • Pueden integrarse el trabajo de varias asignaturas o áreas, permitiendo el desarrollo de competencias transversales.
  • Partiendo de que es un “almacén” en línea de referencias de aprendizaje de los estudiantes, fácilmente los docentes pueden recuperar los portafolios del trabajo de cursos o períodos anteriores para demostrarlos como ejemplo para estudiantes futuros

Existe un cierto consenso entre los autores que han trabajado sobre este tema, que distinguen las siguientes fases para el desarrollo del portafolio por parte de los estudiantes:

Fase 1. Recogida de evidencias:
Algunas de estas evidencias pueden ser: informaciones de diferentes tipos de contenido (conceptual, procedimental y actitudinal o normativo); tareas realizadas en clase o fuera de ella (mapas conceptuales, recortes de diario, exámenes, informes, entrevistas, etc.) y documentos en diferente soporte físico (digital, papel, audio, etc.). Estas evidencias vendrán determinadas por los objetivos y competencias plasmadas en el portafolio.

Fase 2. Selección de evidencias
En esta fase se han de elegir los mejores trabajos realizados o las partes de aquellas actividades que muestren un buen desarrollo en el proceso de aprendizaje para ser presentado ante el profesor o resto de compañeros.

Fase 3. Reflexión sobre las evidencias
Esta fase se reserva para la reflexión crítica sobre el proceso de aprendizaje realizado. Señalar puntos débiles y fuertes y propuestas de mejora.

Fase 4. Publicación del portafolio
En esta fase se trata de organizar las evidencias con una estructura ordenada y comprensible favoreciendo el pensamiento creativo y divergente dejando constancia de que es un proceso en constante evolución.


7.3.3.5 Foros de discusión o debate


Esta herramienta es un medio de comunicación entre miembros de una comunidad virtual de cualquier índole. En los cursos observados, los foros se usan como centros de debate, discusión, y pedido de información. Los temas tratados se relacionan con los temas de la clase o con preguntas de índole metodológica o técnica. Se observa la construcción de conocimiento mediante la retroalimentación y respuesta a preguntas realizadas por los participantes. Cada uno de los miembros contribuye individualmente al conocimiento aportando puntos de vista o información relevante que permiten llegar a conclusiones bien informadas.

Las estructura y la dinámica de los grupos de discusión como situación de aprendizaje auténtico permite integrar la evaluación como parte del proceso de aprendizaje. Este diseño corresponde a estrategias de coevaluación, en las que la evaluación se concibe como un proceso colaborativo que permite al docente y a los estudiantes trabajar conjuntamente: clarificar los objetivos del aprendizaje y definir los criterios o estándares para su calificación (Somervell, 1993).

Las ventajas que ofrece el grupo de discusión en relación con el aprendizaje y por tanto, con la evaluación son las siguientes:

  • interacción en diferente tiempo y espacio,
  • oportunidad de reflexionar antes de mandar las contribuciones,
  • registro inmediato de todas las contribuciones,
  • cadenas y ramificaciones de mensajes.

Es sumamente importante tener en cuenta estos elementos al diseñar un grupo de discusión en línea. Si vemos el curso en su conjunto, el grupo de discusión sería un recurso que tenemos disponible para lograr el aprendizaje, y tendríamos que analizar si éste es el mejor medio para lograr obtener el aprendizaje que queremos.

Previamente es recomendable conocer la opinión y la experiencia que tienen los estudiantes sobre los grupos de discusión electrónicos (utilidad del grupo de discusión para apoyar el aprendizaje de una clase; gusto por participar en el grupo; problemas para participar en el grupo, etc.). No se debe dar la mayor importancia a la herramienta, sino el proceso de aprendizaje.

Existen varias propuestas para el diseño de los grupos de discusión. El diseño descrito por Gunawardena, Lowe y Anderson (1997) ha sido ampliamente utilizado, describe el proceso del grupo de discusión online diferenciando cinco fases:

  • Fase I: Compartiendo/comparando información
  • Fase II: Descubrimiento y exploración de disonancia o inconsistencia de ideas, conceptos o enunciados
  • Fase III. Negociación de significado/co-construcción de conocimiento
  • Fase IV: Prueba y modificación de síntesis propuesta o co-construcción
  • Fase V: Enunciado(s) acordados/aplicaciones de nuevos significados construidos Sumarización de acuerdo(s).

Esta metodología de diseño de los grupos de discusión se puso en práctica positivamente en la Universidad Abierta de Cataluña (UOC); se sistematizó la estrategia de discusión en línea y se ratificó la utilidad de esta metodología para la evaluación desde el enfoque de la enseñanza y el aprendizaje auténtico. Aunque muy laborioso, como todos los procedimientos para evaluar auténticamente, es útil evaluar la estructura y la dinámica del grupo de discusión. La fuente para esta evaluación se encuentra en el análisis del proceso de discusión que queda registrado en el aula virtual (mensajes enviados al espacio Debate o Foro en el aula virtual).

El discurso es una construcción reelaborada de la realidad en cuya producción se “ponen en escena” diversos roles tanto de emisor como de receptor. Considerar estas cuestiones puede ayudar la comprensión del discurso, muy especialmente el discurso escrito que queda registrado en los mensajes que se intercambian durante la discusión online.

Un primer paso consiste en codificar los mensajes de cada estudiante en relación con la fase del debate en la que ha intervenido. Esta codificación permite tener una idea de la estructura y de la dinámica de la discusión realizada. Son mejores las discusiones que no concentran la participación en las últimas fases (IV y V del modelo de Gunawardena) en la medida que denotan el intercambio para la construcción colaborada del conocimiento (fases previas de la discusión). Un segundo análisis se dirige al contenido de los mensajes (análisis del discurso); este proceso es laborioso y minucioso, a efectos prácticos ha resultado útil la definición de algunas categorías para codificar el discurso que contienen los mensajes de los estudiantes. En la siguiente figura se muestran las categorías para codificar el discurso que contienen los mensajes intercambiados en el grupo de discusión.

fig6.jpg


Al final del proceso de aprendizaje que se encomiende al grupo, como parte de la evaluación, debe indagarse sobre la apreciación que han tenido los estudiantes de la experiencia realizada. Son recomendables preguntas sobre las cuestiones siguientes:

  • Complejidad para participar en un grupo.
  • Aprendizaje personal.
  • Claridad de la organización del grupo.
  • Percepción del valor de la participación.
  • Rechazo o aceptación de los grupos de discusión en las clases.

Puede elaborase un cuestionario a modo de pauta para la autoevaluación o una encuesta, en la que también se puede utilizar escalas valorativas (ej. escala ordinal de 5, en dónde el número 1 se refiere a Total acuerdo y el 5 a Total desacuerdo).

Es importante tener en cuenta que la calidad de los grupos de discusión en línea en buena medida queda determinada por la presencia social del docente, correspondiente con la función socializadora, de guía y de facilitador del proceso de construcción colaborada del conocimiento que ha de prevalecer en la labor del docente en línea. En el proceso de evaluación educativa se pueden fijar cuatro momentos o tipos de evaluación:


  • Evaluación de contexto - necesidades
  • Evaluación de diseño - programación
  • Evaluación de proceso - desarrollo
  • Evaluación de resultados- producto


7.3.3.6 El video.


Entre las múltiples funciones el video, como instrumento de evaluación, es útil en aquellas disciplinas que impliquen que el alumno ejecute una serie de actividades observables, entre ellas están: educación física, la expresión corporal, lenguaje e idiomas, grabación de audio para ejercicios de conversación entre otros.

En su concepción más simple, es la producción de una imagen electrónica a través de su tratamiento con un conjunto de instrumentos tecnológicos, que implican cierta competencia para su aprovechamiento, razones por las cuales no es tan difundida en la práctica docente su utilización. Sin embargo, como instrumento de evaluación, se puede utilizar bajo las perspectivas:

  • Diseño de situaciones especificas, reales o simuladas, para evaluar conocimiento, habilidades y destrezas de los alumnos.
  • Para la autoconfrontación por parte del alumno de las actividades, ejecuciones o habilidades realizadas.

De una u otra forma estas opciones condicionan las funciones del video como instrumento de evaluación. En la primera, se requerirá grabar y editar situaciones para evaluar a los estudiantes a través de una serie de secuencias para que, aplicando conocimiento, los estudiantes emitan juicios de valor sobre el grado de acierto en la ejecución de las tareas demostradas, o localización de errores. Al respecto. Cabero señala que a través del video es posible mostrar una serie de secuencias, como por ejemplo las fases en la colocación de un motor, demostración y/o identificación de estilos de una serie de obras artísticas.

Bajo la segunda perspectiva o funcionalidad, el docente deberá seleccionar situaciones evaluativas y organizar el contexto instruccional. Un ejemplo, es la demostración de actividades de laboratorio para analizar procesos o fallos, así como resultados obtenidos. Dentro de cualquiera de las dos perspectivas el video permite mostrar objetos o situaciones a ser analizadas por los alumnos y que estos, a su vez, puedan, ilustrar o ejemplificar situaciones que se verían limitadas en su expresión e entendimiento a través del lenguaje oral. Aquí la expresión conlleva una serie de expresiones visuales, orales, textuales y hasta sonoras, que a través del video pueden ser posibles.


7.3.3.7 Wiki


Un wiki (del hawaiano wiki wiki, “rápido”) es un sitio web colaborativo que puede ser editado por varios usuarios. Los usuarios de una wiki pueden así crear, modificar, borrar el contenido de una página web, de forma interactiva, fácil y rápida; dichas facilidades hacen de la wiki una herramienta efectiva para la escritura colaborativa. Es una una colección de páginas Web conectadas entre sí, cada una de las cuales puede ser visitada y editada por cualquiera con acceso a Internet en cualquier lugar del mundo.


7.3.3.8 Grupos virtuales


Son espacios en Internet adonde las personas pueden crear libremente una membresía y luego crear su comunidad virtual para compartir archivos, información, y para comunicarse sincrónica o asíncronamente. Se citan algunos ejemplos de los cursos que utilizan grupos dentro del SGC (Moodle) y también Yahoo Grupos para que los participantes ingresen enlaces o vínculos a sitios de interés común.


7.3.3.9 Correo electrónico


El correo electrónico, también llamado e-mail permite la comunicación en texto entre computadoras conectadas a la Red en cualquier parte del mundo. Todos los cursos usan el correo electrónico de manera directa o a través del sistema de entorno virtual de aprendizaje (plataforma) usado por cada curso.


7.3.3.10 Listas de distribución


Son listas de correos electrónicos que se usan para distribuir información o compartir opiniones entre los miembros. Generalmente nuclear personas con intereses similares o un tema común. Mediante esta herramienta los docentes participantes envían correos electrónicos a los miembros de su clase. Los participantes también pueden usar la misma vía para comunicarse con el grupo.


7.3.3.11 El mapa conceptual


Los mapas conceptuales son un tipo de diagramas que suministran un "lenguaje visual" similar en sus características al texto del lenguaje natural en el que los textos, bloques de texto o nodos de cualquier morfología pueden someterse a relaciones sintácticas y semánticas, y la capacidad representativa puede establecerse tanto de una manera informal o semiformal, hasta sumamente formal. En concreto, los diagramas se convierten en objetos de hipermedia con la posibilidad de enlazar los bloques de texto mediante estos diagramas, o poder enlazar unos diagramas a otros diagramas, textos u otros objetos de hipermedia, tal como se experimenta durante la navegación entre páginas web, cuando se selecciona un texto o una imagen con el puntero del ratón para cambiar de página.

El término mapa conceptual se emplea para abarcar una amplia gama de representaciones esquemáticas del conocimiento. Ni el término “concepto” ni el término “mapa” poseen definiciones exactas ya que cada término se emplea en el lenguaje común con diferentes significados y además poseen una gran variedad de precisiones diferentes al utilizarse como términos técnicos en diferentes disciplinas. El término compuesto mapa conceptual hereda connotaciones de toda esta variedad de usos y además tiene los suyos propios.

Los mapas conceptuales pueden usarse para su inclusión en un índice y poder así acceder a la información del hipertexto de forma más fácil o para suministrar una interfaz activa, significativa y de uso sencillo. Constituyen una herramienta imprescindible para facilitar la navegación y, además, los mapas junto a la semántica formal, pueden usarse para suministrar una interfaz de programa para el control del material multimedia. Por ejemplo, las redes de Petri pueden usarse para especificar las sincronizaciones esenciales en la repetición de un componente de material de multimedia, e incluir en un índice las relaciones de tiempo de tal componente. Por su parte, las redes semánticas pueden usarse para representar las bases de conocimiento que son operacionales y pueden ser usadas para el acceso basado en el conocimiento.

En cuanto a su aplicación en los entornos virtuales de aprendizaje, los mapas son representaciones gráficas conceptuales que se pueden utilizar para lograr cohesión temática o como organizadores temáticos en la presentación de contenidos, formando parte de ciertas actividades de aprendizaje. Para la presentación de contenidos, el mapa debe mostrar claramente la relación entre los conceptos y la jerarquía de los mismos; con esta misma estructura, la elaboración de mapas da cuenta del nivel de asimilación que logra un alumno de un tema dado y su capacidad de síntesis, por lo que resulta útil para evidenciar la estructura de conocimientos previos o finales del proceso de aprendizaje.

Otra aplicación de los mapas, entre otras posibilidades, es utilizarlos como herramientas de gestión del conocimiento, segmentando áreas de conocimiento y representando correlaciones conceptuales. Los mapas también favorecen la visualización de un conocimiento en diferentes contextos y sirven asimismo como herramienta de aprendizaje colaborativo al permitir una participación equilibrada a partir de consensos. Entre los beneficios que aportan, los mapas conceptuales ofrecen una visión sintética del sistema de conceptos que la comunidad académica y científica en un área del conocimiento específica asume como cierta para el momento histórico y el contexto en el que se enmarca. Como apoyo al aprendizaje, contribuye a desarrollar el pensamiento y comparar la estructura conceptual de entrada del estudiante al inicio del proceso de aprendizaje y los cambios realizados en esta estructura hasta lograr el objetivo de aprendizaje.

Cabe anotar que como su nombre nos indica, los mapas conceptuales son útiles para organizar las diferentes jerarquías y estructuras conceptuales que permitan asumir procesos de asimilación, comprensión y apropiación de los conocimientos. A partir de un foro de discusión, con un mapa conceptual se pueden hilar coherentemente los diferentes aportes argumentativos y relacionarlos con fuentes autorizadas (longitudinal y colateralmente).

Conclusiones


Cualquier proceso de enseñanza tiene su mejor recompensa en el aprendizaje que logran los estudiantes. Pero ese resultado no es producto del azar, ni tampoco puede esperarse que los estudiantes por si mismos lo logren.

La planificación didáctica se hace realidad durante el proceso mediante la interacción entre tutores y estudiantes. Aquí es donde cobran sentido los elementos del programa, los materiales, las consignas, las actividades, el intercambio entre los participantes, las asignaciones para evaluar.

Todos esos aspectos son parte de un proceso de seguimiento o gestión que tiene como propósito esencial asegurar la calidad de los resultados parciales y finales de la enseñanza y del aprendizaje.

La información que se presentó en este capítulo permite concluir lo siguiente:
    1. El seguimiento o gestión del aprendizaje de los estudiantes es un proceso inherente a la enseñanza cuyo propósito es asegurar que los resultados tengan la calidad esperada.
    2. En la modalidad virtual, por sus características y las lecciones de la experiencia, el seguimiento debe entenderse como un proceso con diferentes etapas que comienza desde antes de inicio del curso y finaliza cuando los estudiantes egresan del curso.
    3. Las plataforma digitales han hecho posible el diseño de aulas virtuales en las que herramientas diversas permiten conocer la ruta seguida por cada uno de los estudiantes durante su proceso de aprendizaje. Pero también, intercambiar información, recibir orientación, compartir espacios con tutores y otros estudiantes, realizar evaluaciones o producir documentos. Sobre todo, estas herramientas han permitido crear condiciones para que los tutores puedan mantenerse al día con respecto de la actuación de cada uno de los estudiantes.
    4. La tecnología ha puesto a disposición de docentes y tutores diversas herramientas para el seguimiento del aprendizaje: de intercambio, almacenamiento de información (archivos), distribución de conternidos, para el trabajo colaborativo como chats, foro, listas de distribución de correo, reigistro de tablero electrónico, audio, videoconferencias, servicio de tutorías, sistemas de evaluación y autoevaluación, comunicación síncrona.
    5. Uno de los aspectos más relevantes en el seguimiento es la evaluación. En su diferentes modalidades, procesos, técnicas e instrumentos, la evaluación facilita que los tutores puedan obtener información de los avances, las habilidades, limitaciones, logros, conflictos, formas de encarar las tareas y resultados parciales y finales de cada estudiante. Así, la evaluación puede ser diagnóstica, de proceso, formativa, integral, holística, contextual, de resultados, de impacto. Pero en cualquier caso, la educación virtual tiene en la evaluación su principal fuente de información para la toma de decisiones sobre todo el proceso de enseñanza y aprendizaje .
    6. Mediante el uso de las herramientas que proporcionan las plataformas digitales, los docentes pueden utilizar en un aula virtual, diversas estrategias de evaluación, individuales o en grupo. Así, el portafolio, el foro de debate, las discusiones en línea, los wiki, los videos, pueden incorporarse al diseño de curso y propiciar que en el seguimiento del aprendizaje se complemente los registros cuantitativos de participación y de consulta, con la dimensión cualitativa que puede apreciarse en el análisis del contenido de esas participaciones de los estudiantes.


Referencias Bibliográficas




Enlaces



[[#_ftn1|[1]]] http://www.uib.es/depart/gte/edutec-e/Revelec12/deBenito.html

[2] http://edutec.rediris.es/Revelec2/revelec20/llorente.htm

[3] http://prometeo3.us.es/publico/es/competencias/comp_tutoriales.jsp

[4] Santángelo, Horacio Néstor, TIC's en la Educación. Índice Revista 24. OEI para la Educación la Ciencia y la Cultura. OEI Ediciones., Septiembre-Diciembre de 2000.

[5] http://es.wikipedia.org/wiki/Plataformas_virtuales_did%C3%A1cticas

[6] Institute for Learning Technologies, 2000 y NY city Board of education http://www.nycenet.edu

[7] http://www.utpl.edu.ec/elearningblog/?p=121

[8] http://www.colombiaaprende.edu.co/html/mediateca/1607/articles-104605_archivo.pdf

[9] http://colos.fcu.um.es/TICEC05/TICEC05/16_569.pdf

[10] http://aulas.tizaypc.com/.



Volver a Contenido
Continuar con el Capítulo 8 - Herramientas colaborativas